Oscars 2016: Reseña Sicario

Luego de ser reclutada por una fuerza especial anti-drogas, una agente idealista entrará en un mundo mucho más oscuro de lo que se pudo imaginar y tendrá que luchar entre hacer un bien superficial o un mal justificado.


 

Sicario comienza con una escena que, en lo personal, me pareció impactante. El descubrimiento de decenas de cuerpos putrefactos detrás de lo que parecía ser una casa normal. Ya con esto se nos presenta una metáfora, todos escondemos secretos tan impactantes que con el tiempo se irán pudriendo y, así, el olor nauseabundo que insufla el aire nos delatará.

Desde el inicio se percibe un ambiente oscuro y silencioso, la autoridad peleaba con los matices que la separaban del descontrol. Y nos embarcamos desde los ojos de lo que parece ser una mujer dura, en un viaje de rompimiento y desesperanza.

Por lo mucho que había esperado esta película, estaba abierto a lo que sea que apareciera en pantalla. Al ver la filmografía del director Denis Villanueve, pude notar aquellos personajes que sienten un vacío y una desesperación con lo que ha pasado de su vida rutinaria. Cuando la cotidianidad es atacada de una forma en donde se ignora si alguna vez se podrá volver a aquella vida pasada.

En este film nos encontramos con una estructura parecida, donde seguimos a Kate Macer (Emily Blunt). Un agente del FBI, agobiada por la vida que ofrece el trabajo, que estará a punto de descubrir que tan abajo puede llegar esa red oculta que muchos saben que existe pero se niegan a ver.

Luego de un evento traumático se le dará la opción de unirse a una operación que tiene como objetivo combatir contra las drogas y los carteles que operan en la frontera entre México y Estados Unidos. Siendo introducida a un equipo que cada vez se nota más dudoso, perteneciendo a un mundo que se pensaba blanco y negro, pero que nunca pudo ser más gris.

En la primera media hora presencié una película que se mantenía en su elemento, sabiendo la combinación perfecta para entrar en tu cabeza y plantear un argumento intrigante. Sin mencionar la cinematografía nominada a los premios de la academia, que hace todo lo posible para tratar de sumergirnos en aquel mundo.

Sin embargo, noté una diferencia fundamental mientras Sicario fue avanzando. Parece que en el proceso de establecer a los personajes y desarrollarlos hubo un tropiezo que cambió el ritmo de la cinta, produciendo una protagonista estacionaria.

Sentí que la trama se desvió para seguir la historia secundaria del personaje interpretado por Benicio Del Toro, mostrándonos a la actriz principal como una débil doncella que no cumplió con los requisitos necesarios para hacer que me preocupara lo suficiente por ella.

Ya llegando a la mitad se podía percibir esa des-conexión, que no me permitió percibir adecuadamente los eventos atroces que ocurrían en pantalla. Aquella agente infalible seguía cometiendo errores que no eran propios de la experimentada jefa que es presentada al inicio.

Respecto al resto del elenco, se sienten algo vacíos y fuera de enfoque. Cabiendo destacar únicamente a Josh Brolin que, aunque no se desenvolvió como yo esperaba, hizo un trabajo aceptable mostrándonos la hipocresía de la ley.

Al final, Sicario es una película con mucho potencial que pudo ser algo mucho mejor de lo que fue. Pero tomando en cuenta la buena cinematografía y el ambiente de desesperación y odio que atraviesa la sala de cine para llegar a la audiencia, en el fondo tenemos un filme muy bien realizado que carga con el principal problema de muchos del género. Falta de originalidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s