Recomendación de la semana: Black Dynamite

Antes de comenzar con la recomendación aclaro qué diablos estoy escribiendo aquí, buscando ideas nuevas para no hablar de temas tan intensos todo el tiempo decidí abrir esta pequeña sección.

El objetivo primordial es recomendarles películas personales para que siempre tengan algo que ver y no se pasen el día viendo listas horribles de IMDB. Así que, si se animan, comenten qué películas recomiendan y, en el futuro,  todos sacaremos un libro y seremos millonarios.

Se vale soñar…

Empecemos…

Siempre pasa lo mismo, una reunión de amigos que se vuelve larga cuando después de cinco horas no hay más videojuegos en que puedas perder.

Solo queda una solución, proponer la idea de ver una película y quizás todos se olviden de que en verdad eres un terrible jugador y quieres ahogar tus penas en el cine.

Pero siempre está la incógnita de qué película ver. Tus amigos no saben mucho de cine así que proponen algo patético como la nueva película de Adam Sandler o cualquier cosa que se pueda considerar graciosa.

Tú conoces la solución perfecta. Un filme donde puedes reír hasta morir y seguir tu manía de cinéfilo, estudiando la película desde un punto de vista artístico.

Black Dynamite es una de las películas más graciosas de la década, siendo su punto más alto las referencias a películas de los setentas. Hasta el punto que podemos encontrar errores de producción acordes a la época.

Saliendo de todos sus tecnicismos, la película nos cuenta la historia del único e inigualable Black Dynamite. Un ex-agente de la CIA, maestro de Kung fu  y defensor del barrio, que buscará venganza por el asesinato de su hermano Jimmy.

Con esta trama sacada directamente de cualquier película del género, estamos listos para reírnos hasta que nos duela el estómago, replanteándonos si debemos seguir comiendo Doritos cuando uno se nos sale por la nariz.

 Lo más interesante es la capacidad de meternos en el chiste, de tal forma que cuando vi la película con amigos todos creían que estaba poniéndoles algo de la época. Dejándome como el chico raro que ve las cintas ocultas de su padre.

Y no solo nos sumerge en la época, sino que merece la pena verla otra vez para digerir la cantidad de contenido que meten en la pantalla sin que nos demos cuenta. Como los errores de producción propios de las películas de explotación.

Interesante para el fin de semana…

Además de la banda sonora que fue un protagonista en si, estamos listos para ver como el gran Black Dynamite le reparte una paliza desde a los proveedores locales hasta al propio presidente Nixon.

Pasando por los movimientos de cámara, los efectos de sonido y la vestimenta es difícil tomarse en serio lo que vemos en pantalla,  y eso es lo último que quieren que hagas.

Esta película no solo nos trae una diversión inalcanzable, sino que nos trae nostálgicamente el recuerdo de una época que dudosamente podrá volver. En donde nos encontramos con un repertorio de obras maestras y desastres de culto por igual.

Por favor, hagan todo lo posible para ver esta película con sus amigos ya que reírse a carcajadas mientras están solos en su apartamento no causa una buena impresión.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s