En Venezuela desperdiciamos nuestra juventud

Según dicen lo que más nos inspira a los escritores es la depresión, el desamor, la rabia y toda aquella emoción relacionada a lo negativo, pareciese ser verdad pues hoy me siento más destinada que nunca a escribir estas palabras, sé en primer lugar que en Quimera Digital nos limitamos a no tocar este tipo de temas, pero siento que más de un venezolano podrá sentirse identificado con las emociones que estoy sintiendo en este momento.

Si no vives en Venezuela te dejo un vídeo que explica muy bien nuestra situación actual 

Esta mañana cuando me dirigía a mi universidad fui víctima del hampa por segunda vez en menos de 6 meses, lamentablemente un ladrón me arrebato de las manos un pequeño teléfono celular, un aparato viejísimo que para mi era la cosa más útil del mundo, apenas me empezaba a recuperar del robo de mi teléfono inteligente (el cual también tenía miles de fallas)

Luego de varias llorando, entre la rabia e impotencia, me di cuenta de muchas cosas, este es un país sin ley sin dudas, pero más allá de eso estamos atravesando una situación muy difícil..

Sin intenciones de defender a mi atacante me pregunto, ¿será que tiene una familia que alimentar?, ¿será que tiene problemas financieros?, ¿será que estaba desesperado por comprar drogas?, ¿será que tiene un familiar muy enfermo y no tiene como pagarle el tratamiento?, porque de hecho el malhechor abordo el autobús a poco metros de un hospital, y llevaba unas cajas en una bolsa, lo cual podría presumir que son medicinas, obviamente está muy mal lo que hizo, pero ¿quién soy yo para desear su muerte?, porque en el momento pensé que nada me hubiera dado más satisfacción que su linchamiento, al igual que los muchos que se han venido dando en los últimos meses en varias ciudades de Venezuela.

En serio, hemos llegado a un punto tan bajo, de tanta rabia y odio que pensamos “bueno, si los matan mejor así, dejarán de robar”, hace unos días mataron a una persona inocente y es entonces cuando nos preguntamos ¿deberíamos tomar justicia por nuestras propias manos?, ¿se los dejamos a los policías para que a los pocos días anden por la vida matando y robando?, ¿qué hacemos en un momento así?, ¿vivir con miedo sumándole otro problema a la vida tan complicada que ya llevamos…? no considero que sea nada justo llevar una vida como esta.

Al contar lo que me paso la mayoría me contestó “bueno Ana, al menos estás bien, tienes salud”, ¿estoy bien?, ¿en serio?, estar bien es no alimentarte como puedas porque la comida simplemente no se consigue o está muy cara, que las medicinas que necesitas simplemente estén fuera de tu vida y tener que aprender a vivir sin ellas… si a mí mañana me da una apendicitis o algún problema de salud grave hay una alta probabilidad de que muera en una sala de espera, ya que los hospitales están en pésimas condiciones, no puedo estar bien con tantas preocupaciones encima, sencillamente no es tan fácil para mí.

Eso sumando otros asuntos que rondan la cabeza de cualquier joven promedio, o sea ¿qué posibilidades tengo de independizarme?, pareciese ser un chiste de mal gusto hacerse esa pregunta en estos tiempos, ni siquiera tengo el dinero para comprarme un teléfono celular inteligente, ¿me voy a mudar para vivir sola?.

Los jóvenes somos los más afectados en esta situación, tenemos que hacer algo para salir de esto, proponer soluciones colectivas, no sé ¡algo!, no podemos seguir viviendo así, se nos están yendo los mejores años de nuestras vidas entre sueldos píricos y sueños absurdos, nosotros somos el futuro de nuestro país y simplemente estamos sentados en frente de un computador esperando a que algo pase, y también me incluyo en este paquete, porque aquí estoy escribiendo estas palabras, intentando desahogar una infinita impotencia y tristeza que llevo tiempo acumulando..   

Sin ánimos de hablar demasiado de política para ningún venezolano es un secreto que ESTAMOS MAL, seas opositor u oficialista igual estamos viviendo las mismas consecuencias de malas gestiones anteriores, más allá de las cometidas durante la era de Chávez… me parece absurdo que se justifique los problemas, diciendo que no está pasando nada cuando es más que obvio que si  

Dicen que no hay mal que dure 100 años… pero aquí estoy, resignada a que en cualquier momento debo elegir entre conservar mi vida o las posiciones materiales que tanto me cuestan conseguir, aquí estoy sintiendo que estoy perdiendo mi tiempo estudiando pues mis aspiraciones personales no son más que simples fantasías… aquí estoy intentando ahogar mis problemas entre ficción y cientos de hojas de papel que me permitan distraerme de mi cotidianidad, lo cual es mucho más productivo que ahogarla en otros vicios pero…

¿Cuándo vamos a empezar a disfrutar de NUESTRA juventud?

¿Cuándo vamos a romper nuestro pasivo silencio?

¿Hasta cuándo vamos a seguir aguantando vivir así?

Se desahogó: Ana Daniela Valero

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s