Día internacional del Arte ¿Reflexión o ideas?

Buscando efemérides para nutrir mi cultura general, encuentro una que me parece la más significativa del mes. Siendo el arte tan importante en nuestras vidas, que hoy sea su día y no estemos celebrando es algo totalmente absurdo.

Dedicado al artista más grande y reconocible de la historia, Leonardo Da Vinci falleció hace 564 años, dejando un legado que perdurará junto con la humanidad misma.

Recuerdo con estima esos viejos Cds de biografías, en donde un hombre con la voz más monótona del mundo narraba la vida de las grandes figuras de la historia. Mi entusiasmo por Da Vinci fue tal, que al escuchar su historia quería ser igual que él, yendo a una gigantesca exposición interactiva que se realizaba en el Sambil de Caracas.

Entrando a la gran feria, pude observar gigantografías por todo el lugar, descansando sobre muestras grandes y pequeñas de los planos construidos del artista. Un guía nos hablaba sobre sus inventos, haciendo énfasis en su importancia y en aquellas invenciones de las que casi nadie sabía.

Ignoraba que este hombre había creado indirectamente la montaña rusa, pero a fin de cuentas lo que llamó mi atención fueron sus óleos. Piezas que emanaban sensaciones inmediatas y no dejaban que apartara la vista.

Al pasar los años, me concentré más en olvidar esos sueños de ser el heredero de Leonardo Da Vinci, buscando algo propio que me despertará la curiosidad. Encontré en sus lecciones, un amor inmensurable por el arte en general y todas las virtudes que trae consigo.

Viviendo en una sociedad como Venezuela, el arte es una de las cosas que más necesitamos. No ignoro la necesidad nata de resolver los problemas que nos fatigan y nos despojan las ganas de vivir, sino admiro las virtudes que se hallan en el arte como una fuente principal de entendimiento personal.

Lo más importante es saber quiénes somos, por qué hacemos lo que hacemos, y qué nos motiva a hacerlo. Cuando tenemos miedo de salir a la calle, estamos siendo subyugados y perdemos nuestra condición de seres humanos, debemos resistirnos firmemente.

La solución no es encerrarnos en un museo, es encontrar las cosas que le faltan a nuestra sociedad en las obras que ahí residen. La paz es lo que menos podemos ver desde nuestras guaridas, y encontrar la misma es vital para nosotros.

Un artista no busca representar cosas bonitas, busca cambiar algo en el mundo, ya sea a sí mismo o a miles de personas. Un cuadro de un jardín, no está hecho con el fin de vender postales, demuestra la serenidad que nos hace falta y lo que podemos experimentar al encontrarla.

Hay veces en donde simplemente no quiero vivir en la realidad que me ha tocado, pero son cosas que no se pueden ignorar. Cuando huir es el objetivo principal sabemos que hay algo muy mal en el mundo, al ver una pintura de Goya nos damos cuenta de que no somos los únicos que estamos sufriendo.

Tonos oscuros y deprimentes nos ayudan a convivir con el hecho de que nuestra soledad o impotencia de cambiar las cosas es experimentada por todo el mundo en algún momento de sus vidas.

Viendo aquella exposición de Da Vinci, veía las cosas que faltaban en mi vida y como a través de una pintura las podía descubrir. Lo representado nos empuja a hacer las cosas de las que estamos asustados, nos dan coraje para decir lo que pensamos y expresarnos como queramos.

¿Acaso no vale la pena luchar? Claro que sí nos dicen unos guerreros posando en tiempos medievales, sus caras de angustia expresan porque vale la pena lo que hacen, al ver otro lienzo de unos niños que juegan en la calle, sonrientes y apurados.

Necesitamos más artistas que nos enseñen a vivir mejor, a seguir balanceados o simplemente a buscar soluciones. No digo que mañana vivamos en serenidad gracias a un cuadro de Van Gogh, pero conociendo ese cuadro podemos delimitar lo que significa para nosotros.

Hordas de secuestros, asesinatos y robos entran en el marco de nuestro hogar, y si no podemos detener esto de alguna forma seremos otra estadística más.

La unión viene de un pueblo consciente que sabe lo que necesita, ese pueblo no conoce clases sociales ni ideologías, lucha por el beneficio mutuo.

Y antes que crean que esto es un manifiesto socialista, entiendan que aquí no entran esas teorías, sino conceptos que se remontan al nacimiento del ser humano.

Mediante al arte podemos comprender y obtener todo lo que necesitamos para cambiar, así que alabemos a estas obras no solo con artículos como este, sino en nuestras acciones.

Busquemos personalmente qué significado tiene en nuestras vidas, y no dejemos que nadie nos lo arrebate. Piensen en cómo conseguirlo y plasmarlo, sin ignorar nunca lo que el mismo ofrece, sobretodo si eso significa el cambio de tu condición de vida.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s