Recomendación semanal: ¿Qué pasa cuando mezclas LSD con celuloide?

Recuerdo haber oído el nombre Alejandro Jodorowsky por primera vez, me sonaba gracioso y a la vez extraño. Lo relacioné inmediatamente con el poster en el que estaba escrito, una asombrosa película de comienzos de los 70s titulada El topo.

A mi temprana edad mis hermanos me prohibían la película, era “demasiado violenta y loca para un niño de mi edad, o simplemente cualquier persona…”, pero recuerdo haberlos espiado cuando la veían por primera vez.

No entendía lo que pasaba y salía corriendo a escondidas para dejar de presenciar lo que para el momento me parecía una locura, una extravagancia.

Años después mi hermano la trajo y la vimos una tarde, mis caras revelaban todo lo que pensaba al tratar de alternar lo interesante con lo grotesco.

Me pareció extremadamente gracioso, como en los momentos incómodos revisábamos con cautela si alguno de nuestros padres estaba en casa, ya que si nos descubrían nuestra impresión cambiaría fuertemente para ellos.

Si se preguntan de qué va la tan nombrada película, o por lo menos cuál es la locura que expresa, pues estén preparados porque esto les va a parecer muy extraño.

El filme abre con el propio Jodorowsky y su hijo cabalgando por el desierto, se detienen en una duna y el padre le pide al niño que entierre el retrato de su madre y su primer juguete. El niño desnudo, se baja del corcel y hace lo que le piden.

Luego pasamos a una historia de justicia y vigilantes, en donde el director actúa como nuestro protagonista, impartiendo tiros y libertad a pueblos oprimidos y masacrados.

Después de dejar al niño con unos monjes, el justiciero se irá con una extraña mujer para buscar a los maestros pistoleros y conseguir el máximo poder.

Lo que podría ser una historia de vaqueros poco inusual, cambia por completo y se transforma en una historia diferente, en donde ese vigilante es traicionado por la mujer y queda atrapado en una civilización subterránea de personas discapacitadas.

Al despertar después de meditar por años, se encuentra con gente mutilada que lo salvó de su muerte, buscando ya al final liberar a este pueblo de su cueva y llevarlos a la civilización.

Puede que la historia se escuche como un montón de elementos sin sentido alguno, pero resulta que todo forma parte de una alegoría del cristianismo y la religión oriental.

El cine de tan controversial autor está plagado de demasiado simbolismo que honestamente tomaría años en reconocer y analizar debidamente. Desde el ambiente hasta los diálogos acompañan una lucha por alcanzar un mensaje que traspase la pantalla.

Ciertas personas lo pueden considerar como locura y otras como genialidad, pero cabe reconocer que este hombre es un maestro, no solo en el cine sino en las múltiples disciplinas de las que se ha destacado.

Dedicándome expresamente a El topo puedo decir que es una de esas cintas en donde no cabe el aburrimiento, aún si no entiendes muchas de las cosas reflejadas la película tiene la capacidad de enseñar y modelar un mensaje, sea cual sea el que te quedó.

Tratándose de una producción latinoamericana, es sorprendente la cantidad de detalle que representa su esmero. El presupuesto se consiguió gracias a John Lennon, así que deben suponer como va su estilo.

Los tres financiadores del proyecto (el mánager de The Beatles, Yoko Ono y John Lennon)

Como menciono en el título, esta película es una droga que se puede proyectar, no únicamente por su forma sino también las sensaciones que nos lanza como audiencia.

Fuera de la polémica que evidentemente genera este tipo de contenido, no juega para ese lado, sino participa como una película de arte, dejando lecciones verdaderamente importantes.

Un filme brillante de un autor brillante que a sus 87 años nos sigue deleitando con consejos y producciones. Si les gusta esta película les recomiendo también el resto de la filmografía del director, sobretodo La montaña sagrada (1973), otra de sus obras maestras.

Veo a esta película, más como una enseñanza proveniente de las entrañas de su protagonista, quien además de enseñarnos sobre la vida nos explica que puede a llegar a ser el cine, una expresión artística y no solo un producto para las masas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s