Recomendación semanal: 4 meses,3 semanas y 2 días, crónicas de un aborto…

La Rumania comunista, llena de curiosas similitudes con el ámbito actual y poseedora de una ley que compartimos, el aborto es ilegal. Cuando dos estudiantes quieren romper esta ley en busca de una solución, perderán no solo a un bebé sino a lo poco de inocencia que se puede poseer en un entorno parecido.


4 meses, 3 semanas y 2 días fue ganadora de la prestigiosa Palma de oro en la ceremonia de Cannes 2007, siendo una de las películas más conocidas del cine Rumano, que ha llevado consigo una estampa de calidad gracias a su posicionamiento en los últimos años.

Al comienzo de la cinta, se produce un breve instante en el que nos preguntamos cuál es la situación que tanta planeación ha tomado. Se hacen maletas y se reserva una habitación de hotel, todo parece unas vacaciones hasta que conocemos a un “médico” clandestino.

No conocemos a ningún padre, solo tenemos en pantalla a dos amigas extranjeras, viviendo en una residencia estudiantil. Otilia hará todo lo posible por normalizar la situación, buscando librar a Gabita del desafortunado embarazo en el que ha entrado.

 

Situaciones como las de Juno (2007), película del mismo año, no presentan una similitud fuera del tema de los embarazos no deseados, aquí tenemos una crudeza correspondiente al acto brutal que se está a punto de cometer.

La ingenuidad de Gabita persiste, demostrando a una chica asustada e ignorante a todo lo que pueda pasar, incluso cuando esto pueda significar una violación hacia ella y su amiga.

Una cámara tranquila nos conduce como espectadores objetivos, mirando sin juzgar, las decisiones que acompañaran al acto final. En ningún momento pensamos en lo correcto del asunto, solamente esperamos la finalización del mismo sin problema alguno.

La problemática no reside en la triste decisión, sino en el momento en que nos damos cuenta del miedo a que vuelva a ocurrir. Gabita y Otilia actúan fríamente queriendo librarse del asunto, pero como audiencia buscamos entrar en la historia y ayudarlas de cualquier forma.

Como retrato de una Rumania populista, comprendemos la significancia del acto ilegal, pero también apreciamos de primera mano la reacción y la indiferencia con la que se actúa sobre el entorno.

Otilia visita a la familia de su novio, acaba de ayudar a su amiga en maneras denigrantes, pero se esconde en la normalidad y busca seguir un protocolo hacia el olvido. Siendo los únicos que comprendemos su situación, sentimos una triste pena al observar como todos se ríen y comparten de chistes de mal gusto hacia una pobre muchacha.

 

Aunque se presente como un filme de época, dista en todas sus características del género, desarrollándose en una ciudad oscura e intranquila, en donde habrá una persecución constante ante el hecho de ser descubiertas, pudiendo recibir hasta cadena perpetua por sus actos.

Muy alejada de discursos o agendas, el tema del aborto es llevado de una forma magistral, lo grotesco del asunto nos da ganas de vomitar, pero con completa sinceridad no acusamos a Gabita de su decisión solo sentimos una pena terrible por las condiciones y tratos que llevaron el fatídico asunto.

Una Otilia demacrada busca a su amiga desesperada, la encuentra en el restaurante del hotel en donde han realizado la operación, y sabiendo que quizás este sea su pronto futuro se sienta a cenar. Las caras de dolor resuenan en ambas, pero un dolor más intenso se afinca sobre nosotros, sabiendo que el brutal evento significa el fin de la amistad entre ambas.

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s