Recomendación semanal: Dancer in the Dark, la cinta más deprimente que jamás verás…

Casi ninguno de nosotros recuerda absolutamente nada sobre nuestros primeros años de existencia. Un espacio equivalente a un apagón plaga nuestra memoria, pero entre anécdotas de mis familiares y fotos antiguas, existe un recuerdo propio que permanece intacto con los años.

Todos hemos experimentado por lo menos un evento traumático en nuestra niñez, reprimido o no, la mayoría de las veces brilla con detalles cada vez más confusos. A los 3 años viví el mío al ver a mi abuela desmayarse para más tarde morir, y siendo sincero, ninguna película me ha hecho sentir algo más parecido a aquel fatídico día.

No se asusten, Dancer in the Dark no les hará un daño masivo a su memoria psicológica (en la mayoría de los casos). Pero más allá de su oscura temática y un estilo proveniente de las entrañas del director, tenemos una tragedia griega de primera clase.

Lars Von Trier es un cineasta que genera polémica en todas partes, no solo por sus cintas, sino por su extraña y ácida personalidad que le ha generado la expulsión del festival de Cannes por llamarse a sí mismo un Nazi.

Su filmografía permanece para algunas personas, entre las más duras de ver. Pero sin embargo, todo lo que graba tiene un propósito claro y diverso sin ser fuerte por llamar la atención.

Agregas una dosis del estilo intermitente de cámara proveniente del Dogma 96 y la mezclas con la talentosa pero infinitamente rara Björk, y tendrás un musical sobre la racha de mala suerte más grande que cualquier persona podría haber experimentado.

Selma (Björk) es una mujer demasiado inocente para su propio bien, a lo largo de la trama descubrimos que es prácticamente ciega por  una enfermedad hereditaria, y hará todo lo posible por pagar una operación para evitar que aquel cruel destino le toque a su hijo.

Trabajando en una fábrica, luchará por subsistir como una persona normal sin poder ver absolutamente nada de su entorno. Las cosas se complican cuando su casero, que es policía, le pide algo de dinero prestado para esconder su orgullo después de desperdiciar una gran herencia.

Los movimientos de cámara son absolutamente claustrofóbicos, elaborando una densa capa de tensión y resentimiento entre cada evento. Mientras que los sonidos de maquinaria y canciones deprimentes, nos meten en el estado de ánimo más bajo que se puede lograr.

El director une en edición las piezas de diversas tomas de la misma escena, para formar actuaciones cambiantes y dejarnos completamente perturbados ante los cambios tan bruscos de emoción.

Nuestra protagonista sueña con ser la estrella de un musical, y perdiéndose en sus fantasías, logra protagonizar el más triste de todos. Perdiendo la visión rápidamente, solo puede concentrarse en lo único perceptible y poco doloroso, el sonido.

Cada vez que los sonidos de ambiente empiezan a seguir un ritmo específico, una canción y diversos pasos de baile salen en pantalla. Hablándonos de la triste realidad de no volver a ver a su hijo, cambiar un peligroso trabajo de fábrica por un patio de juegos, o simplemente evitar el lamentable final que se acerca.

Escuchamos estas canciones y sabemos instintivamente, que todo lo hermoso de ellas desaparecerá en segundos, y las cosas solo irán de mal en peor. No les contaré lo que pasa después, pero una vez que la miren, no podrán dejar de llorar.

Viendo a mi abuela tirada en el piso, me hizo experimentar un dolo incalculable de no poder hacer nada para ayudarla, al igual que en pantalla. Solo quería atravesar al mundo ficcionario y abrazar a la afligida mujer.

Habiendo ganado el premio más prestigioso en Cannes, la cinta significó un proceso traumático no solo para la audiencia. Sino para el director y su actriz, quienes peleaban cada día en el set, y terminaron por dejar de hablarse.

La cantante Björk confesó haberse sentido tan apegada al personaje, que comenzó a sentir repercusiones en su vida diaria. El proceso de desprenderse de tan oscuros eventos fue uno de los pasos más duros para la actriz primeriza.

No es recomendada para personas sensibles, pero es una lástima dejar de ver un material tan real y apasionado, que aunque difícil de ver tiene un efecto gigantesco en la percepción de eventos cotidianos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s