Los vicios de la crítica cinematográfica

Seré completamente honesto con ustedes, mis posiciones respecto a esta área han variado y diferido alrededor del tiempo en el que escribo estos artículos. Cada vez que me digno a escribir cualquier artículo referente al cine, no planteo dejarles una opinión simplemente, sino mas bien algún material de reflexión para ustedes, algo en donde reconozco no he sido tan bueno.

En mi artículo pasado sobre la muerte del cine hablé sobre como para ciertas personas el cine podría estar “muerto”, pero nunca planeé señalar con el dedo dándome a mí mismo un ridículo complejo de Dios. Reflexionando sobre el mismo soné un poco pretencioso, pero es por esto que me siento a escribir ahora.

Cuando el cine nació, dar opiniones o hacer reseñas era algo impensable, dentro de lo que cabía en la sociedad de la época. Hablábamos de pequeños cortometrajes que generaban una reacción concreta en todos los espectadores, no todas las reacciones eran iguales pero al menos se tenía una misma opinión: sorprendente.

vintage train silent movie 1895 the lumiere brothers

¡Oh Dios mío!

Ya con los años se vio una posibilidad de escribir sobre el medio, ya sea en el periódico o en artículos académicos, naciendo así la llamada “crítica cinematográfica“. Pero con una proliferación inmensa en los últimos años, la visión de la misma se ha oscurecido un poco para todos nosotros, llegando a pensar sobre ella como un montón de cineastas frustrados que piensan estar por encima de la audiencia.

Aunque casos como estos abunden, la crítica nunca pudo estar más alejada de esto. Revisando algunas de mis reseñas antiguas, observo una amplía evolución pero nunca en orden, ya que tratando de descubrir mi propia voz he tenido ciertos tropiezos en el camino. Pero una de las frases que más me ha ayudado en este proceso, proviene del asombroso cineasta François Truffaut y va de esta forma:

El crítico debería ser, en general, el intermediario entre el autor y el público, explicando al segundo las intenciones del primero, dando a conocer al primero las reacciones del segundo, ayudando a uno y a otro a ver más claro.

François Truffaut

Notamos un alto contenido de humildad en el trabajo de uno de los grandes maestros del siglo pasado, algo que es totalmente necesario para todos los que pensamos hablar sobre el séptimo arte. Pero la clave para diferenciar en lo correcto sobre una reseña o ya sea crítica, reside en la forma en la que se presenten los hechos.

Como mencionaban en un foro de la crítica de la UNAM, al salir del cine vemos a dos tipos de personas, quienes dicen que el filme les gustó o no y quienes discuten sobre si el filme estuvo bien o mal. El gran problema está en el segundo tipo de personas.

Vemos una gran arrogancia al pensar de esta manera, ya que sobreponemos la subjetividad del medio ante un punto de vista objetivo, cosa que es completamente imposible cuando nos referimos al arte. Si la persona actúa de esta manera no es porque sea “intelectual” o “esnob”, simplemente necesita comprender el área en la que se está desarrollando.

No juzgues un libro por su portada…

Gracias al Internet podemos ver miles de opiniones alrededor del mundo, si quieres que tu opinión esté en la red nunca ha sido más fácil, pero tampoco nunca ha sido más difícil establecerse entre tantos puntos de vista. Por lo que tratar de dar una mera opinión es ridículo, mas bien la tarea esencial sería establecer un debate entre ambas partes para conversar sobre un medio que a fin de cuentas ha enriquecido nuestras vidas de alguna forma.

Ya sea que ames a Adam Sandler o tu director favorito sea Michael Bay, el cine te ha cambiado de alguna forma o sino estarías haciendo otra cosa en vez de comentar algún artículo sobre la materia. Lo interesante es formar una especie de comunidad, en la que los gustos sean distintos pero aprendamos de las demás personas para aumentar nuestro propio criterio.

No juzgo…

La crítica no es el diario del escritor sino un manual de pensamientos para el espectador, al ver los distintos puntos de vista se pueden comprender muchas cosas de las que antes ni siquiera se consideraban.

Antes hablaba sobre aquella muerte del cine, y considerándolo de nuevo no me arrepiento de lo que escribí, aunque nunca está de mas retomar ciertos puntos y reconocer errores, ya sea una pequeña dosis de arrogancia o algún desentendimiento de ciertos temas. Lo que hace bueno a un crítico no es la supuesta “superioridad” sino un entendimiento del mensaje principal que lo lleve a cubrir lo que en verdad sintió durante la experiencia cinematográfica.

Si nos vemos de otra forma somos gente que disfruta del cine, y aunque nuestros gustos sean distintos podemos aprender mutuamente de la mejoría del medio audiovisual. Las denominaciones de “fanboy”, “hater” o el absurdo “esnob” son bromas y chistes que generalizan a una gran cantidad de personas solo porque tienen opiniones distintas.

Puede que sepa “muchas cosas” sobre cine pero nunca he encajado en ninguna casilla de omnipotencia, siendo el menor de tres hermanos siempre me han tratado como el más ignorante y para ser sincero habitar en un ambiente donde sabes más que los demás es lo peor que te puede pasar si quieres aprender algo nuevo.

Para terminar, la crítica cinematográfica es sorprendentemente útil si cumple todos los objetivos que quiere realizar, y esos vicios de arrogancia y superioridad no entran en el marco de la opinión, cuando todos hablamos de lo que más nos gusta, el cine.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s