Nintendo: siguiendo el (mal) camino de Nokia

Nintendo, para todos, es la principal referencia de videojuegos en el mundo. Que nuestras madres le llamen “Nintendo” a cualquier consola o videojuego es un éxito de marketing que toda empresa sueña lograr.  La empresa japonesa marcaba la pauta de la industria del videojuego, y los demás se acoplaban o perdían.  Esta hegemonía le costó muchos años de innovación, de fuertes campañas de mercadeo, de productos de excelente calidad e incluso de brutales guerras de mercado contra su principal competidor en la década de los ‘90: SEGA.

Todo esto se hace muy familiar con otra gran empresa del mercado tecnológico que tuvo sus grandes glorias en las últimas dos décadas: Nokia. La famosa empresa telefónica finlandesa fue el principal referente mundial de celulares, llegando a tener incluso el 47% de la cuota de mercado en el 2009. Casi 5 de cada 10 celulares que se compraban en el planeta eran Nokia. Brutal, ¿no?

Pues, Nintendo realizó algo muy parecido desde el lanzamiento de la consola que le dio la etapa de mayor ventas de su historia: NIntendo Wii. En el año 2006 la compañía japonesa inició con el boom de la tecnología del movimiento con una consola que aunque tenía una potencia muy menor a la de sus competidoras, ofrecía algo que estas no habían ofrecido en años: cambiar la experiencia de juego. Nintendo logró vender 101 millones de Wii en todo el mundo, logrando convertirse en la tercera consola de sobremesa más vendida de la historia, solo debajo del PlayStation 1 y PlayStation 2, consolas que estuvieron cada una casi el doble de tiempo en el mercado del que estuvo la consola nipona.

El problema está en que así como Nintendo sigue los pasos de éxito de Nokia, también está siguiendo los pasos de su posterior fracaso por el mismo motivo. En el momento en el que Nokia comenzó a decaer, estaba compitiendo contra un adversario que subestimó altamente: Android. El sistema operativo de Google masificó el uso de los smartphones al ofrecer un sistema que instalar en los celulares de decenas de fabricantes que no tenían la capacidad de desarrollar su propia plataforma, reduciendo altamente los costos y permitiéndoles aumentar su producción. Nokia no supo adaptarse. Perdió casi toda su cuota de mercado al lanzar sus primeros celulares con Windows Phone cuando ya Android tenía más de 4 años de ventaja (sin contar con los 5 años de ventaja de iPhone), lo cual es décadas en la industria tecnológica. Sus intentos iban más hacia el hardware, cuando la estrategia dominante era la superioridad en software, más allá de la división de gamas (es decir, gamas baja, media y alta).

Nintendo actualmente está en la frontera entre el tiempo justo para cambiar de estrategia de inmediato o continuar con su actual modelo de negocios y sufrir el mismo destino de Nokia. Y no es una simple coincidencia: ambas empresas dejaron de estar en la lista Forbes de las 100 empresas de mayor valor en el mundo desde el año 2015. Y curiosamente, ambas se hunden por el mismo motivo: no saber competir en el mercado de los smartphones. Nintendo a lo largo de su historia he desarrollado juegos solo para sus plataformas, y les ha funcionado bastante bien, sobretodo porque ha liderado el mercado de las consolas portátiles con desde su mítico Game Boy, hasta su extremadamente exitoso Nintendo DS. Pero, para desgracia de la empresa de Mario, el mercado ha cambiado. Mucho. La venta de videojuegos ha aumentado enormemente en los últimos 5 años, pero ha sido por las ventas disparadas de juegos para celulares y equipos portátiles. “¿Comprar un DS? para qué, si tengo mi smartphone en el que puedo descargar miles de juegos gratis”. Aunque a NIntendo no le guste, así piensan los usuarios actuales, justo los que pagan, e hicieron que creciera la industria del videojuego portátil. ¿Que igual Nintendo produce videojuegos para consolas de sobremesa? Claro, pero las ventas actuales de Wii U no son una buena señal para esta empresa, y más cuando tampoco le ha ido muy bien a 3DS, incluso en un momento en el que cada vez menos desarrolladoras están apostando a crear juegos para estas consolas por la tendencia de Nintendo a partir de Wii de crear consolas con menor potencia a sus competidoras. Sí, Nintendo ha dado pequeños pasos, como el lanzamiento de Miimoto, o de 5 juegos para celulares en fremium hasta finales de 2017,  pero ¿es suficiente en un momento en el que ya el mercado de videojuegos para celulares y tablets tiene a sus grandes ya establecidos? ¿La marca Nintendo puede ser suficiente para que esta compañía se asegure el éxito?

Solo el tiempo y el E3 nos lo dirán.

@AngelDanielCS

Anuncios

Un pensamiento en “Nintendo: siguiendo el (mal) camino de Nokia

  1. Pingback: Nintendo 64: a 20 años de hacer historia – Químera Digital

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s