Recomendación semanal: Benny’s Video, cuando lo perturbador y controversial se juntan

En los pasillos de la Universidad de Viena pudimos encontrar alguna vez a un estudiante muy peculiar, lleno del trasfondo artístico con el que fue criado, estudiaba con esmero tres carreras que sin duda lo acompañarían a lo largo de su vida.

Teniendo conocimientos sobre filosofía, psicología y drama, el chico se sumergiría de una vez por todas en aquel lado oscuro y muchas veces inexplorado: el subconsciente humano. Ejerciendo el papel de dramaturgo y posteriormente cineasta, el lado más perturbador de sus materias lo llevaría a dejar como herencia las obras más perturbadoras y excelsamente ejecutadas de los últimos tiempos.

También a dejar una barba completamente impecable, pero eso ya es para otra historia…

Aquel dañado estudiante no es nadie mas que el magnífico director de cine Michael Haneke, quien poseyendo un repertorio de obras incorrectas no solo por contenido sino por presentación, ha traído una de sus obras más subestimadas para seguir impactando después de casi 25 años de su estreno.

Hace algún tiempo, abrumado por la sentimental Amour (2012), me dediqué a buscar y analizar todas las películas del impecable realizador. Después de no poder encontrar sus primeros trabajos en televisión, me encontré de frente con una dinámica perturbadora pero a la vez inteligente de muchos de los grandes debates de la sociedad burguesa.

Amour (2012), por si también quieren llorar por algunas horas…

Una filmografía que retrataba decenas de perspectivas, inicia con tres obras similares en tono, en donde se retrata la alienación de un modo de vida rutinario y extensamente adaptado a la sociedad burguesa a la que muchos nos hemos acostumbrado.

Signifique lo que signifique el término anterior para ti, el hábito de vivir en clase media se ha extendido abrumadoramente  en la cultura occidental, y en muy pocos momentos nos hemos detenido a ver repercusiones en este cambio.

Los tres filmes de los que hablaba (El séptimo continente, El séptimo continente y 71 fragmentos de una cronología del azarcomparten una repercusión latente de dicho modo de vida, y como esto puede traer desenlaces catastróficos, teniendo en evidencia la subsecuente cinta Funny Games, en donde todos estos casos son llevados a un extremo grotesco y mucho más aterrador.

Funny Games (1997)

¿Por qué detenerse en Benny’s Video? Pues opino que este caso es el más ilustrativo para detenerse a describir casos recientes que comparten las mismas similitudes macabras.

Recuerdo un caso muy famoso y no tan antiguo, donde unos estudiantes de secundaria tomaban protagonismo en un acto fatídico en el que asesinaban a un compañero de clases. Aunque muy común en los grotescos tiroteos escolares que tanto protagonismo se han llevado, a nivel nacional fue un tema que sonó alarmas morales en todos los ámbitos sociales.

La película rodea un caso similar, pero no de la forma que esperaríamos. Todo comienza con una escena poco perturbadora para los crecientes internautas, un cerdo es asesinado en una especie de video casero, y los títulos aparecen en pantalla. Después de otro video casero, esta vez de una fiesta, nos presentan a Benny.

El chico es un adolescente como cualquier otro, una obsesión con los videos y cámaras lo lleva a tener un cuarto plagado de estos dispositivos y a visitar una tienda de alquiler de videos VHS (recuerden los dichosos 90s).

Siguiéndolo en su rutina escolar, vemos a un chico algo dañado pero no muy diferente a sus adolescentes contemporáneos. Más tarde conocerá casualmente a una chica, quien llevará a su casa para presumir sobre su indumentaria fílmica.

A partir de aquí, la historia episódica se transforma en una especie de pesadilla, en la que solo se debe dejarse llevar para comprender como un acto tan despreciable puede ser llevado como un suceso inconsecuente por un tramo largo del filme.

Suponiendo que la historia anterior de los niños que asesinaban a un compañero de clases no les dio pistas necesarias, Benny realiza una acción similar, mas esta se nos es presentada por medio de un video que hay que ver para creer.

Advierto que contiene material un poco sensible para ciertos espectadores, mas no debe confundirse con material gore o algo por el estilo, todo es revelado por medio de las habilidades de Haneke de atacar nuestro subconsciente haciéndonos ver mucho más de lo que se nos muestra.

Presenciando la escena sin contexto sigue siendo inquietante, pero el impacto inicial nunca dejará de ser polémico como la totalidad de la filmografía del director. Solo que esta vez, la polémica es algo necesario para hacernos reflexionar sobre crímenes reales que siguen ocurriendo incluso en zonas de no violencia.

Después del tan recalcado video de Benny, las formas en las que el contenido nos seguirá impactando a lo largo de la cinta disfrutan de amplia diversidad. No entraré en más detalles pero sin duda debe ser vista para comprender por reflexión propia el por qué del evento principal.

La cámara estática nos deja juzgar y presenciar los hechos desde muy cerca, mientras que los videos de menor calidad nos llevan a la cabeza de un niño perturbado que quizás no tenía una razón específica para cometer el asesinato.

Como mucho, los hechos son presentados, desde el asesinato hasta las reacciones de los padres y viceversa, pero nunca se busca dar a una respuesta clara sobre ninguna de las acciones de la trama. Siendo fatídica no solo la grabación sino la consiguiente respuesta del entorno de nuestro protagonista.

Aunque muchas veces tengamos miedo de entrar en zonas tan controversiales y grisaceas como estas, el artista nos lleva de la mano sobre un contexto real en donde el mismo director confiesa haberse inspirado en casos reales, mas explotando de la ficción un hecho que ocurre mucho más seguido de lo que pensamos.

Benny’s Video es un ejemplar esencial para conocer e introducirnos a la cabeza de uno de los mejores artistas de nuestro tiempo, quien nos obliga a mirar al abismo ignorado de la polémica historia, para así reflexionar aquellos temas que estamos casi obligados a pasar de largo, una entrada obligatoria para explorar y meditar algunos de los casos más siniestros en el historial humano, ¿la pérdida completa nuestra propia humanidad? ¿o quizás la prueba más grande de esta?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s