¿Por qué odiamos las películas “lentas”?

Todos conocemos a Pablo. Esa persona especial que odia las películas aburridas y ve ir al cine como una siesta con butacas cómodas y aire acondicionado. Para los pocos conocedores en la audiencia, mi segundo nombre es Pablo, y temo decir que compartía cada una de las características de este personaje.

Las siestas audiovisuales me eran cuantiosamente comunes, no al extremo de dormir en una sala de cine—la mayoría de las veces—pero sí eran regulares dependiendo de la superficie en la que estuviera sentado o la persona dispuesta a acompañarme y despertarme de cuando en cuando.

De un momento a otro, una relación apuntó al supuesto causante de mis pesares, culpando a las películas “lentas” de hacerme perder tantas horas de material audiovisual. Luego de notar como empeoraba mientras volvía a dormir viendo The Hurt Locker, me decidí a tomar al toro por los cuernos y ver una de las famosas cintas de tan llamativa lentitud. El objeto de prueba fue The Master de Paul Thomas Anderson, y los resultados no solo fueron satisfactorios sino sorprendentes.

Al parecer no dormí por siquiera un segundo de la totalidad del filme, descubriendo que quizá todo era causado por una falta de descanso y una posición demasiado relajada. En esta travesía veraniega de perder incontables noches con el televisor encendido, pude comprender la falsa concepción que tenemos en un cine más estático.

He escuchado un sinfín de veces a esos Pablos, que se regodean de comentarios sobre su odio al aburrimiento y las dichosas películas “lentas”. No diré que soy muy diferente a ellos, pero si difiero grandemente en una cosa, no considero que por planos largos y amplios espacios de reflexión, un filme sea aburrido.

En contadas excepciones…

Existen cientos de experiencias diseñadas para probar y evaluar nuestra paciencia, pero el error reside en no comprender por qué este ritmo fue usado en esta ocasión. Podría decir con facilidad que uno de los artes más relacionados con el cine es la música, y es que no todas las sinfonías deben poseer un ritmo rápido, más bien este se adapta dependiendo al sentimiento que la canción quiera expresar.

Claro que una película de acción como Jason Bourne sería atroz con un ritmo inerte, pero lo mismo pasa con obras pausadas como Amour de Michael Haneke, sería terrible imaginar un ritmo alterno a la cámara estática y los silencios duraderos.

Este estilo de película lenta no se estanca únicamente a su ritmo, habiendo diversos factores que encasillan a un filme en la clasificación. Como ya mencioné, es fundamental reconocer la cámara estática y los silencios, pero estos elementos simplemente se han esfumado de las películas que solemos ver, obviamente no quiero generalizar pero se ha promovido un miedo extenso al silencio, en donde finalmente al encontrarlo huimos de él y lo confundimos con aburrimiento.

¿Qué nos ha pasado desde esos tiempos?

Como dije al principio, he concordado múltiples veces con esta crítica al filme lento, pero al criticar un tipo de cine estoy entrando en un terreno absurdo donde mi opinión no cuenta por entrar en la mencionada y eternamente odiada generalización.

Cuando no entiendo diferentes decisiones artísticas, cometo un grave error al criticarlas sin siquiera comprender el porqué. Algunas veces ese cine antiguo y decolorado se hunde en el olvido al entrar en ese mar de prejuicios absurdos en donde lo hemos sumergido.

En mi artículo pasado hablaba teniendo como presupuesto que el cine es arte, y de ser así, el valor de entretenimiento de este no debe calificar en ninguna instancia al material. Teniendo esa percepción de desconectarse, vemos al cine como un lugar para apagarnos y distraernos por algunas horas, volviendo a los días de feria que tanto trabajo tomó dejar atrás.

Nuestra ignorancia habita en ver la experiencia como algo autoconcluyente, lo que ocurre en el cine se queda en el cine, solo recordamos algunas frases o fotos que vemos después en el teléfono. El punto de destinar dos horas a ver una pantalla mientras nos sentamos estáticos, es cambiar algo dentro de nosotros, el buen arte no te dejará igual que al principio, siempre debe existir un momento de cambio en el espectador para que la obra haya alcanzado su objetivo.

Si nos sumimos en la ola del entretenimiento, lograremos alegrarnos por un tiempo y sentir una especie de satisfacción, pero de este modo, ¿qué diferenciaría el ver una película de dar un paseo corto? En ambos casos nos desconectamos y olvidamos —en los buenos paseos y filmes— todos nuestros problemas, para después volver a nuestras difíciles existencias. Pero al ver arte, no solo pensamos en él el resto del tiempo, sino que este nos ayuda en el día a día y nos ofrece respuestas o preguntas sobre todo que nos rodea, siendo elemento vital de nuestra vida diaria.

Odiamos ese cine lento, porque tenemos miedo de enfrentarnos a él, de no entenderlo. Puedo citar el aburrimiento pero cualquier cosa se puede tornar soporífera si no ponemos de nuestra parte. Tomo ahora de ejemplo a los libros, los cuales no se desenvuelven frente a nosotros sino que requieren trabajo para sumirnos en una mudez intelectual que nos permita descubrir las virtudes que en estos se encuentran.

Aunque todos conozcamos a Pablo, debemos ejercer una lucha como yo mismo le hago a mi segundo nombre, aunque comparta muchas características hago todo lo posible por dejarlas de lado y buscar muchos más silencios y más momentos de reflexión. Cuando el cine se detiene y deja de moverse, entramos en un estado de pánico frente a lo que pueda ocurrir fuera de los márgenes de la cámara, y en esos breves o tortuosos instantes llegará el momento donde probaremos nuestra paciencia y quizá consigamos descubrir las grandes maravillas que este cine recogido tiene para ofrecernos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s