Reseña The Killing Joke: ¿Vale la pena?

¿Están cansados de todo el asunto de Suicide Squad y el DC cinematic universe? Pues el estudio de cine no los dejará ir, ofreciéndoles además lo último en dibujos animados y trayendo consigo una nueva propuesta tan prometedora que nada podría salir mal. ¿Verdad?


Las películas animadas de DC siempre han tenido un pequeño brillo de aquellos años donde Warner supo hacer series animadas y nos trajo las mejores joyas de su generación. Habiéndome criado con la magnífica serie de Batman de los 90s, un nuevo tono trasladó ese afán por pasar un cómic a la gran pantalla—o en este caso la pequeña—y pudimos ver una transgresión del material a adaptar, para así generar nuevos entorno más adecuados al personaje y perseguir a ese Batman como mito y leyenda.

Con el nuevo avance del personaje y por ende la franquicia, seguimos ahora una nueva senda establecida por el trabajo arduo de talentosos escritores que nos regalaron una pequeña porción de su genialidad en obras como The Dark Knight Returns, The Killing Joke y Batman: A Death in the Family. Esta senda suponía una definición más adulta y mucho más psicológica del personaje en cuestión, pero también se trataba de una redefinición del entorno y sus villanos.

Teniendo como ejemplo a la película Batman: La máscara del fantasma, podíamos ver un universo diferente que se atrevía a llegar a nuevos estándares. Después de diversas obras que podrían considerarse como intentos mediocres en lo personal, nos encontramos con la cinta de Batman: Año uno y la adaptación animada a The Dark Knight Returns.

Aunque no he visto la primera y sólo he leído unos cuantos análisis, esa adaptación al monumental cómic de Frank Miller nos mostraba una forma adecuada de abordar el estilo visual y narrativo que la cinta necesitaba. Al ver sus dos partes la tomé en el momento como una simple recapitulación que no disfrutaba del vibrante estilo de su pasado autor, y este año sale una nueva cinta para demostrar lo equivocado que estaba en comparación con el último intento de la productora.

Para los que no han leído el cómic de Alan Moore, el argumento se centra en la relación de Batman y el Joker—o Guasón dependiendo de tu región—respecto a los orígenes trágicos de este último y sus diferentes versiones de la moralidad y la locura. El mayor punto se sostiene en lo que una noche de locura le puede hacer a una persona, y como dos eventos trágicos nocturnos le pueden dar origen a estos dos míticos personajes.

Una obra contenida y centrada, nos plasma las implicaciones pasadas y actuales de esta relación y nos plagan de dilemas sobre hasta qué punto debería ir el Joker para ser asesinado por Batman y viceversa.

Ahora centrémonos en su adaptación, un filme que promete reuniendo a los mismos actores de doblaje que la mencionada serie animada, y un estreno en cines contando con una clasificación para mayores de diecisiete años. La combinación perfecta para lo que sería una cinta sorpresiva, y no de una buena forma.

¿Ya notan el parecido?

Comenzamos con un atraco rutinario algo corto de lógica y la persecución típica de Batman y Batichica, nada fuera de lo común si no tomamos en cuenta que esta “historia alternativa” se alargará por otra media hora antes de llegar al inicio del cómic original.
¿Acaso estamos viendo una nueva entrada al material? ¿DC se arriesgaría tanto? Pues claro que no, toda esta historia sin sentido de un robo y un criminal que comparte todas las características del típico estereotipo, está incluida con el único propósito de alargar la película para conseguir una duración razonable para las salas de cine.

Pensé por un segundo que habría algún giro inesperado o cualquier guiño que referenciara la primera media hora, pero lastimosamente la cinta empieza a los cuarenta minutos y concluye casi a la igualdad con el cómic. Además de estirar la duración del filme y proporcionar una historia genérica como mucho, justifica su clasificación “adulta” ofreciéndonos un romance absurdo entre Batman y su pasante de amplia cabellera, dándonos la escena de sexo más explícita que se ha visto en la historia de los dibujos animados, si eres un niño de 5 años que nunca ha entrado a Internet y ha apartado su cara al atroz mundo del fan fiction.

Chico Potato

Deberían vetar a esta película en todo el mundo…

¿Algún otro aspecto para justificar su clasificación? Si apartamos la tendencia comercial a subir las clasificaciones a la categoría de adultos para llamar la atención, no tenemos nada fuera de los cuernos de Batman y su amplio simbolismo fálico para no mostrar esta película a cualquier niño o incluso verla junto a toda la familia.

¡Dios Cristo!

Esperarán que después de esa media hora desperdiciada tuviéramos la genial adaptación que nos prometieron, pues es momento de conocer por qué pasé a admirar a The Dark Knight Returns después de verla plana y corta de creatividad.

Releyendo recientemente el cómic pude notar el problema esencial de esta adaptación, y su problema no es del todo argumental. Todo su problema yace en que es una obra plana, todo lo visualmente estimulante del cómic fue desechado, quedando sólo una paleta de colores extremadamente repetitiva que no muestra ninguna diferencia visual entre una azotea y un circo de “colores vibrantes” y maníacos.

No entiendo por qué vería una película como esta si puedo invertir la misma o menos cantidad de tiempo leyendo el material en el que fue basado, tendré una mejor experiencia, no veré el tortuoso fanfic entre Batman y Batichica, y podré deleitarme de sus imágenes sorprendentes y de su diálogo bien escrito.

¿Ahora sí, ven la diferencia?

Lo único que podría rescatar sería el trabajo de doblaje, que aunque no es tan sorprendente como promete, trae ese sentido de nostalgia de la serie original pero se ve algo aplacado cuando los diálogos no atraviesan la historieta y se escuchan extremadamente forzados en un filme.

En conclusión, Batman: The Killing Joke es un intento fallido por adaptar y aportar la misma cantidad de sentido proveniente de su cómic, acude a tácticas fatales para atraer y conseguir atención que se drena en su primera media hora, y no debe ser vista sin antes leer el infinitamente mejor trabajo de Alan Moore en el material original.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s