¿Disney arruinó nuestras vidas?

No quisiera empezar con una de esas frases cursis como todos nos criamos con Disney o cualquier sandez por el estilo. Simplemente me quisiera basar en mi propia experiencia y diversos puntos de vista que no plasman una discriminación a ningún tipo de cine o historia, sólo un análisis y a lo sumo, material para reflexionar.

En lo particular sí me críe con las películas de Disney y todo el rollo del cuento de hadas, pero esto no tuvo absolutamente nada que ver con mi “visión del mundo”. Verán, estas historias son un espacio antiguo de lecciones y una que otra virtud, que al chocarse con el mundo contemporáneo recibirán un completo desprendimiento de esa tilde evidente que todos los padres poseían al oír el dichoso nombre.

¿Será que todo es culpa de Ariel?

Recientemente ha existido una enorme proliferación de quejas al respecto, tomando nuevas posiciones sobre los clásicos animados y sus supuestas “lecciones”, habiendo una enorme cantidad de personas que reclaman una re-estructuración del medio y teniendo nuevos estándares evidentes en los últimos filmes de la casa productora.

Mi posición sobre el tema, es lamentablemente muy neutral, y no me veo totalmente interesado en crear más princesas de sexualidad diversa o cosas por el estilo. A mi parecer, vender la sexualidad dentro de un ámbito de inclusión y haciéndola destacar no me suena del todo correcto, y pienso que estos son valores que ya para este momento deberíamos dar por sentado y no en forma de reclamación.

No me parece la solución…

Ya tomando seriamente el tema, veo enormes problemas que se hacen fundamentales en los argumentos algo caricaturescos de estos personajes. No tiene que ver mucho con el empoderamiento de un sexo u otra cosa, todo reside en culpar a Disney de haber corrompido su visión sobre el amor dejándoles una decepción sobre el mundo real.

Avanzamos a un tema que sobrepasa la inclusión de personajes como Pocahontas, y se remonta a una discusión que data del siglo XVIII. Disney no “arruinó el amor”, el culpable es el romanticismo.

No tengo intenciones de plantear una historia concreta del amor, ya otras personas lo han hecho con mucha más dedicación de lo que yo podría llegar a añadir, mas si abordamos conceptos fundamentales podremos llegar sin duda a una revelación.

En la antigüedad, el concepto del amor no sobrepasaba las relaciones jerárquicas, siendo obvio para el momento quién sería tu mejor pareja basándose en su posición o estatus social —en casos de la monarquía claro está— excluyendo cualquier concepto actual.

Después de múltiples cambios y saltos entre la poligamia y monogamia, se introdujo un movimiento cultural tan exitoso que prevalece en la mayoría de nuestras aspiraciones. El romanticismo, una especie de reacción idealista en contra de la racionalidad clásica del amor.

Su marca se encuentra impresa en muchos de nosotros, a tal nivel que la damos por sentado como nuestra forma de ser, y puede que no todo esto sea malo, pero como se ha explicado en múltiples análisis, la clave está en balancearlo. Tomar en cuenta la realidad y la fantasía con un ojo crítico, y en muchos casos, dejar a un lado el resentimiento de no encontrar todas tus ilusiones en una relación.

Esta marca profunda se encuentra obviamente en Disney, ¿pero acaso nuestra temprana exposición al romanticismo fue nociva? No del todo, porque esta visión clásica del príncipe azul y el “vivieron felices para siempre” está ahí para mostrarnos que estos finales felices pueden existir, pero no de la misma forma en que se nos es planteada.

Aunque actualmente esos clásicos son tomados como obras de arte excepcionales, en su momento eran un entretenimiento muy apasionado, y no disfrutaba del análisis sociológico exhaustivo de hoy. Muchos eran simples retratos de época que son tomados con extrema seriedad por gente que no pudo reconocer en su debido momento la hermosa ficción que observaban. Incluso muchos, sino todos ellos fueron hechos con la intención de ganar dinero, sin estar muy en cuenta de una erguida línea moral.

Sólo un cínico pensaría que estas tiendas fueron hechas para ganar dinero…

Podría decir con facilidad que una de las causas actuales más frecuentes de divorcio, sería la decepción, y es lógico culpar al romanticismo, pero en verdad toda la culpa se encuentra en nuestros hombros. Mientras no podamos reconocer las virtudes en una obra, seguiremos juzgándola por algo que no es.

Cuando hablo de que esos finales no deben ser interpretados de la misma forma, me refiero a que su existencia se halla en los límites de la vida cotidiana y no en las mazmorras y dragones. Nuestra capacidad de soñar es hermosa, pero a la vez se hace perjudicial si no aplicamos el razonamiento a ello.

Revisa tu cocina y quizás te encuentres con obras de arte…

Guiarse por el romanticismo puede ser francamente satisfactorio, pero esta idea de romanticismo no refleja lo que podríamos llamar con el afán de cuento de hadas como amor verdadero. Un concepto que no se solidifica con polvos de hadas y pociones, sino con acciones tan puras como el sacrificio y un pensamiento balanceado.

Disney es perfecto para las generaciones tempranas, pero puede llegar a ser contradictorio para una visión per se, debe inculcarnos las virtudes del romanticismo, pero queda en nosotros comprender su verdadero significado y la forma en que debería ser utilizado.

La próxima vez que escuches estos argumentos sólo debes recordar, debatimos ideas del siglo XVIII y perdemos nuestro tiempo ignorando las verdaderas virtudes que esconde la pieza. No necesitamos una Elza lesbiana o más Pocahontas, debemos comprender las enseñanzas de la obra y avanzar como sociedad, ya se adaptarán a nuestro ritmo.

¿Piensas que Disney sí arruinó el amor?

Juan Pablo Orellana.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s