Cuando el contenido en Internet es mejor que en la TV

Si vives en un lugar como Venezuela, es muy probable que en tu casa te quedes sin Internet durante minutos, horas o incluso meses. En momentos como ese, debes reconciliarte con el control remoto del televisor de tu casa, o incluso del de tu cuarto que tienes cubierto de polvo desde hace mucho tiempo, y cruzar los dedos por que lo que vayas a ver no sea tan decepcionante.

Resultado de imagen para laura en america

Alrededor de cien canales es la oferta promedio de los paquetes básicos de cable, y la mayoría es terrible. Al menos en Latinoamérica, debemos lidiar en TV con cosas como Laura en América, Don Francisco (¿o  ya lo cancelaron?), Acapulco Shores o las repeticiones de El Chavo que la única forma de que nos siga pareciendo una buena opción, es comparándolo con su horrible versión animada. ¿Cómo nos piden que elijamos eso?

Internet nos da algo más: millones de personas creyendo que alguien puede interesarle lo que tienen que decir o lo que quieren mostrar, grabándose haciéndolo y poniéndolo en Youtube. Y eso es increíble. Puede parecer absurdo o extraño, pero esto parte de la misma premisa de la que parten los productores de TV: el morbo vende.

Resultado de imagen para El rubius

Solo que ellos lo saben y lo hacen intencionalmente, los que ponen sus videos en Youtube, al menos en su mayoría, no. Pero, ¿realmente todo es tan inocente? Pues, no. La televisión da muy pocas libertades creativas, y muchas de ellas no son motivadas por la pacatería de los productores, sino sencillamente porque las leyes no lo permiten. Cuando en TV no puedes decir “coño”, maldecir o solo hablar de la homosexualidad porque se considera un tema tabú (¿cómo va todo en 1954, productores?), necesitas o lidiar con esa censura o buscar un espacio en donde puedas ser tú libremente.

Parece tonto, pero ¿Dross habría llegado a tal éxito sin poder decir “no joda” o sin poder hacer el tipo de chistes por el que fue conocido antes de su boom por los videos de terror? ¿Estaría El Rubius en donde está hora si los que fueran sus jefes en un programa televisivo les dijeran que a nadie le gustaría verlo jugando algún videojuego y comentar lo que hace? Creo que la mitad de los chistes de The Alejandro Hernández Show hubiesen sido censurados si fuera emitido por algún canal como Venevisión.

Resultado de imagen para the alejandro hernandez show

Y ese es el punto: la principal ventaja de Internet es la libertad. El boom de los youtubers es una consecuencia, no una causa. La TV no perdió televidentes porque se los quitó Internet, es que esa gente ya no veía televisión, y la infinita oferta de Youtube, Vimeo o Instagram sí supo seducirlos. Y no es un hecho aislado ni casual. Las personas que hoy en día realizan programas para las grandes productoras son las mismas que lo hacen desde hace décadas o aprendieron de ellos, y desafortunadamente para ellos, todo ha cambiado.

Desde la forma de consumir el contenido, hasta el lenguaje con el que se crea. Esos cambios son los que hacen que un programa con un presupuesto de miles de dólares por episodio no pueda competir en cantidad de público con un show de 10 minutos grabado con una cámara casera o con suerte una réflex (en muchas casos un celular) en una habitación de alguna zona residencial y editado con la misma computadora con la que un joven realiza los trabajos de su secundaria o universidad y con la que revisa varias páginas al día. Y allí está otra ventaja: ese joven consume muchísima información al día.

¿Han pensado en la cantidad de memes de Internet que pueden ver en un día en Facebook, Instagram o Snapchat? Cientos. Y esas horas que dedica ese joven al día, por ocio, son el mejor estudio de mercado.

Resultado de imagen para netflix

El que los productores de TV aún no logran comprender. Si solo le dedicaran unos días a revisar todo eso, podrían entender muchísimas cosas: referencias culturales más populares, personas más admiradas, productos más consumidos, formas de contar historias, maneras de estructurar un chiste…  Allí está toda esa información, y desafortunadamente no aparece aún en los estudios de mercados de miles de dólares que realizan anualmente.

Algunas empresas que producen programas han logrado comprender esta lógica y en vez de culpar a “la piratería” por la baja de sus espectadores y luchar contra ella, producen shows solo para sus plataforma web, contratando a personas que lograron éxito creando programas en Internet y dándoles lo primero que piden todos al enfrentarse a una oferta como esta: total libertad creativa. HBO apostó a HBO Go, plataforma en la que puedes ver todos sus programas online e incluso algunos exclusivos para web, como el late show Chumel, programa que surgió del famoso webshow mexicano humorístico de noticias, El Pulso de la República. FOX también lo intentó, y no le fue nada mal, al igual que Cartoon Network o VIVOPLAY, el primer canal de TV en Internet de América Latina, el cual ofrece a las promesas de las distintas áreas como el periodismo, el humor o la actuación la creación de sus propios programas, además de ofrecer series y películas creadas en América Latina por otras productoras.

Señores productores, cada día que se niegan a entrar a este siglo es muchísimo dinero que pierden. Más que aprender a resistir la corriente, solo aprendan a nadar. Están compitiendo contra nosotros, los jóvenes con cámaras, celulares, conexión a Internet  y cientos de ideas. Y les estamos ganando.

@AngelDanielCS

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s