Cine venezolano: El peor hombre del mundo

ephdm-afiche-oficial-copia

Dirigida y escrita por Edgar Rocca, y próxima a estrenarse el 30 de diciembre del 2016, El peor hombre del mundo es una comedia romántica que nos narra las desventuras de Juan Andrés (Alexander Da Silva), un joven oficinista que pasa por la crisis de los 30, quien se encuentra perdido tras la muerte de su padre, la insatisfacción con su actual trabajo de oficinista al querer dedicarse al cine, y su dificultad de mantener una relación estable debido a su naturaleza de mujeriego.

Utilizando la voz en off del protagonista como principal recurso narrativo, la película nos muestra unos personajes bastante pintorescos, desde Juan Andrés, un romántico empedernido y amante del cine, pasando por Kevin El chino (Ignacio Huang), su mejor amigo, así como las diferentes pretendientes con las que se topa nuestro protagonista.

Lo primero a aclarar es que el film no se asemeja a la típica comedia venezolana, y esto lo digo en el buen sentido: en vez de buscar los chistes fáciles y presentar un desfile de personajes femeninos planos que sólo fungen como interés sexual/filial de Juan Andrés, se nos muestra una obra intimista, que se centra en los deseos internos de su personaje principal, y su lucha no por ser el macho cabrio que se acuesta con todas, sino alguien que simplemente busca el amor, pero que se ha visto tentado por su lujuria y ha cometiendo errores que lo han llevado a fracasar continuamente en sus relaciones, tan numerosas como breves. Además, estas mujeres, al igual que cada personaje de la película, están muy bien desarrolladas y caracterizadas, sintiéndose como verdaderas personas y no como simples objetos de fijación del personaje principal, y brillando cada individuo con su personalidad única y llena de particularidades.

La actuación resalta bastante, notándose una gran dirección en este aspecto, que le permite a los interpretes desarrollarse con libertad para volver creíbles a sus personajes, muy fuertemente construidos en la narración.

el-peor-hombre-del-mundo-jpg_1169336600Y es que el guión es bueno en está película, trabajando su trama y sus subtramas sin dejar cabos sueltos, sin que se sienta que afloja su calidad o ritmo en ningún momento, y mostrando cierta influencia a comedias como las de Woody Allen, las cuales el director ha admitido que fueron su principal inspiración al darle forma al proyecto, al centrarse en los conflictos personales de los personajes y amenizando todo con toques de humor. En éste aspecto, podría decir qué en algunos momentos es necesario algo más de maldad dentro de las situaciones que muestra, no porque el humor tenga que ser ácido o negro, sino porque es necesaria más comicidad para llegar a ser hilarante. Además, no deja de sentirse irreal algunos aspectos, como el hecho de que varios de los personajes tengan que ver con el mundo del cine o posean profundos conocimientos de éste, forzando el discurso del amor que tiene el protagonista al séptimo arte, aunque nunca llega a romper la solides con que estos  personajes han sido construidos. Aun así, logra su cometido de hacer reír la mayor parte del tiempo y de ser muy entretenida.

el-peor-hombre-0001

El apartado técnico está muy bien logrado, teniendo una fotografía bastante decente y fresca que encaja perfectamente con el tipo de historia que se nos muestra, y contando con un sonido muy bien logrado, y con una banda sonora excelente que no llega a distraer en ningún momento y que refuerza las escenas, representando muy bien el espíritu de la obra.

La comedia venezolana, a pesar de contar con muchos exponentes en los diferentes medios, posee, en mi opinión, un estándar de calidad demasiado bajo, plagado de chistes y situaciones que fuerzan una idiosincrasia con arquetipos al que todo venezolano pertenece, y limitándose a mantener formulas que gusten, eliminando y huyendo de cualquier riesgo que represente el querer hacer algo fresco o diferente, bajo la excusa de no ser el tipo de humor que le gusta al país. Es por ello que este film, aun sin ser una obra maestra, logra destacarse entre muchas tantas producciones nacionales poco ambiciosas  y que sólo han buscado reproducir lo que se cree que es el único humor que funciona en Venezuela.

p1280192En la rueda de prensa a la que asistí luego de la proyección, le pregunté al director qué aporte quería darle a la comedia venezolana, y él respondió que, a pesar de que no sabe si logre aportar algo, sí quería conseguir crear una comedia que abarque todos los públicos, que se equilibre entre los que están acostumbrados a un humor Más papita (Papita, maní y tostón), con el de películas Más experimentales o festivaleras. La verdad, admiro mucho este objetivo, y a mi parecer ha conseguido crear una obra que no sólo impulsará su carrera, sino que podría servir a futuros proyectos en nuestro cine que busquen una mayor calidad dentro del género, fungiendo como prueba de que el humor en Venezuela puede llegar a mucho más.

@Kligen 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s