Rogue One: A Star Wars Story – La fuerza is back, bitches

 

ALERTA DE SPOILERS: aunque no te arruinarán la historia, hay una corta mención en el artículo de cómo termina la películas. Advertidos Estáis.

 

Luego de un regreso bastante digno de la saga Star Wars con el episodio VII, Disney nos trae un año después Rogue One: a Star Wars Story, el primer spin off de la saga espacial. En esta ocasión nos cuentan cómo la Alianza Rebelde logras conseguir los planos de la Estrella de la Muerte, información que no es un spoiler para nadie que haya visto la saga, pues esta película se encuentra temporalmente entre los episodio III y IV de la saga.

Para empezar, es válido decir que Disney justificó muy bien los 4050 millones de dólares por los que compró toda la saga de George Lucas, pues supera ampliamente las expectativas generadas por El despertar de la fuerza, el cual de por sí dejó muy buenas críticas en el público. El director, Gareth Edwards, tuvo claro desde un principio lo que quería lograr con este largometraje: no es la película más original de la historia, y no pretende serlo. Sin embargo, cumple a cabalidad el sello Star Wars y está lleno de los elementos que los fan desean ver al pagar una entrada al cine por esta saga, además que al ser una película relativamente aislada de la secuencia narrativa principal, cualquier persona que no conozca la historia puede disfrutar mucho la película. Cada uno de los directores le ha dado su toque a su trabajo en Star Wars, y Gareth Edwards (junto a los guionistas Chris Weitz y Tony Gilroy) quiso contar aquí una historia de guerra emocionante y con ciertos toques de humor (en algo se debe notar la mano de la empresa de Mickey), creando muchos nuevos personajes e incluso incluyendo pequeños cameos de personajes ya conocidos, porque el fan service nunca está de más.

Tenemos la historia de Jyn Erso (Felicity Jones), la hija de Galen Erso (Mads Mikkelsen), un científico que se rehúsa a seguir trabajando para el Imperio desarrollando un arma letal para “mantener el control en la galaxia” (la vieja excusa del poder ¿no?) que es ¡oh sorpresa! La Estrella de la Muerte. Los esbirros del Imperio se llevan al padre de la chica, la cual logra escapar gracias a un soldado de la Alianza Rebelde. Más adelante, Jyn descubre un mensaje de su padre en el cual le explica cómo destruir la Estrella de la Muerte, y ella es convencida por los rebeldes a participar en la misión para conseguir los planos del arma destructora de planetas, a pesar de su negación por todo el sufrimiento que le causó el conflicto entre el Imperio y la Alianza a lo largo de su vida.

rogue 1.jpg

Es increíble cómo nos logra sorprender constantemente una película en la que sabemos cómo terminará todo, por lo que los guionistas se dedicaron a contar detalladamente cómo ocurre toda esta historia. Porque sí: en Hollywood son los putos amos echando cuentos. La película dura 122 minutos, y en ese tiempo es tanto lo que cuenta la historia que hay poca oportunidad para escenas largas y detalladas, lo que le da a la película un ritmo muy acelerado en la mayor parte del tiempo, que es principal elemento que la sensación de una película de guerra.

Y es que en Rogue One, a pesar del despliegue efectista, la correcta dirección, la muy buena banda sonora, la fotografía impecable y la correcta selección de actores, lo que destaca es la historia. Disney decidió crear nuevas entregas en las que contaran historias que aunque no son imprescindibles para la línea narrativa principal, vale la pena que sean contadas pues parten de cosas que ya se daban por sentadas, en este caso: ¿cómo consiguió la Alianza Rebelde los planos de la Estrella de la Muerte?

Sorprende el final que rompe con el sello Disney, en el cual todos los rebeldes que emprenden la misión por los planos mueren, cosa explicada recientemente por el director de la película, el cual contaba que al principio Disney solicitó un final en el que sobrevivieran al menos los personajes principales, pero finalmente aceptaron que esto no tenía sentido, pues en el episodio IV, se nombra que muchos integrantes de la Alianza murieron para poder conseguir esos planos, además ningún participante de esa misión aparece posteriormente en ninguna de las películas. Ex extraña esa flexibilidad por parte del estudio del ratoncito, pero también se agradece.

rogue-3

Por otro lado, los nuevos personajes nos demuestran varias de las características por las que está apuntando Disney. Para empezar: la corrección política. La protagonista de esta película es una joven mujer, bastante madura e independiente, sin dejar de ser humana y mostrar su sufrimiento. Además, su compañero es relativamente común como personaje, incluso recordando un poco a Han Solo, pero aquí la corrección política está en que el actor de este personaje tiene un marcado acento mexicano. ¿Por qué hacen esto? Porque aunque la mayoría de los conocedores de Star Wars son personas bastante adultas, los principales consumidores de este relanzamiento de la saga serán jóvenes, los cuales aunque vean decenas de especies extraterrestres, lo que realmente consideran extraño es la falta de personajes no estereotipados, y eso incluye a sus actores. Sí, el público quiere más que gringos rubios, al menos fuera de EE.UU.  

Además, tenemos a un nuevo robot en esta entrega: K-2S0, un androide del Imperio especializado en análisis estratégico que fue reprogramado por la Alianza para servirles. Es quien lleva la mayor carga de humor en el largometraje, mas no por su torpeza y corrección política constante, como C-3PO, sino por sus comentarios mordaces y por su carga emocional y hasta heroica en la historia,  rompiendo también momentos de tensión y salvando la situación en varias ocasiones. En lo personal, fue de mis personajes favoritos, incluso por encima de BB-8. El resto de los personajes secundarios también gozan de mucha personalidad, volviéndose sumamente importantes al final de la película, cuando cada uno de ellos se vuelve imprescindible para lograr el objetivo de la misión, aunque aceptando que hay cierta estereotipamiento en varios de ellos, cumpliendo fielmente muchos elementos de arquetipos ya muy conocidos, aunque esto no necesariamente los afecta de forma negativa.

rogue-2

Como detalle curioso: SO FUCKING AWESOME lo logrado con hacer ver a Carrie Fisher y a  Peter Cushing más jóvenes gracias al CGI (aunque Peter haya muerto hace más de 20 años). Aunque la princesa Leia solo aparece unos segundos, lograron que la princesa se viera tan joven como en la trilogía original

(te extrañaremos, princesa, gracias por al menos dejar grabadas tus partes del episodio VIII).

En esta ocasión, la fuerza toma mucha importancia, incluso más que en el resto de las películas de Star Wars. Fue como si Disney quisiera que “la fuerza está conmigo, soy uno con la fuerza” se convirtiera en el leitmotiv de la película, como si necesitara que el nuevo público de una saga a la que ahora le faltan bastantes nuevas entregas asimilara la fuerza, aunque esta fuera mejor explicada en los episodios de la trilogía original. En Rogue One, La Fuerza corre el riesgo de parecer una religión, como un dios al que le rezas para que te proteja de todo mal, amén. Cosa que esperamos que haya sido parte solo de esta película, pues en el episodio VII no se le dio el mismo tratamiento a este fenómeno jedístico.

Ya concluyendo, Rogue One: a Star Wars Story es una película que cumple las expectativas. Fue hecha para complacer tanto a fanes como a neófitos de la Guerra de las Galaxias, y se nota. Se plantearon a contar una buena historia y eso fue lo que hicieron. Disney apunta a un camino correcto en su plan con la saga de los Jedis, y se abre a contar algo más adulto, además de justificar bien su afán de hacer montañas de dinero creando spin offs de la historia principal; su primer producto es bastante satisfactorio. Se amplió el universo Star Wars, y se mantuvo la esencia de la saga con una historia de guerra en la que las fuerzas del bien luchan contra las del mal y el bien logra su objetivo, aunque a un costo muy alto.  Hay que aceptar que La fuerza estuvo con Disney, y Disney se hizo uno con la fuerza.

@AngelDanielCS

Anuncios

Un pensamiento en “Rogue One: A Star Wars Story – La fuerza is back, bitches

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s