Samurai Jack 5×03: XCIV

Desangrándose en el río, Jack es llevado hasta lo profundo del bosque, el mundo salvaje. Este escenario no es casual, los lugares apartados suelen servir de refugio para la reflexión y crecimiento mental y espiritual  de un personaje. Jack intenta buscar refugio, mientras huye de las hijas de Aku. El misterioso jinete con cuernos vuelve a hacer su aparición, persiguiéndolo cual némesis, como la parca que intenta reclamar lo que hace tiempo le correspondía. Lo hace sin prisas, sólo siguiendo a Jack, dando la impresión de saber que obtendrá su merecido más temprano que tarde.

Sin 2.png

Acurrucado en una cueva y entregándose a la desidia, su alter ego regresa, deformado en un espectro que lo atormenta por haber cometido su primer asesinato. Ya no es el ser que le recordaba su irresponsabilidad, ahora es la culpa que le cuestiona si acabará con la vida del resto de sus perseguidoras, y que vuelve a poner sobre la mesa la idea de entregarse a la muerte.

Se desmaya continuamente, y escucha a alguien aproximarse. Bañado en rojo, alza la única arma que posee, la responsable de su estado actual. Su reflejo animal le regresa la mirada en la entrada de la cueva, y confiado por la empatía de ver al lobo tan herido como él, se deja desvanecer.

Un flashback, Jack de niño, jugando con figuras de guerreros: No son más que su mundo idealizado, la visión de la batalla en que la lucha es un juego salido de leyendas, y no una realidad amenazante. Pronto esta mirada infantil quedará destruida.

Sin título6.png

Estando en una zona segura y hogareña, rodeado por sus padres sonrientes, el carruaje donde viajan es atacado. Su padre toma una espada y sale al exterior, el mundo que Jack desconoce. Como espectador apartado y a salvo de esa realidad, ve desde al carruaje a su padre, rodeado. El padre les dice a los maleantes:

Sus elecciones los han llevado hasta aquí, así como las mías. Les daré una nueva opción: Váyanse ahora y vivan, o quédense y enfrenten su destino.

Sin título9

Cuando dice destino, Jack observa el cadáver del conductor, que aclara la predicción de su padre. Los adversarios se ríen y atacan al emperador, pero esté acaba con ellos en un instante. Los ojos de Jack (su visión del mundo, completamente idealizado) quedan manchados de sangre, implicándolo en esa realidad de la que se creía ajeno.

Sin título11.png

En el presente, Jack despierta y busca al lobo, y nota su herida. No es hasta este punto, luego de recordar el mantra de su padre, que decide empezar a recuperarse. El lobo aparece, con una presa que desea compartir. Son dos guerreros solitarios que han cruzado sus caminos y que deciden ayudarse mutuamente para sanar sus heridas. Jack intenta usar medicinas, pero el lobo las retira lamiéndolas, molestándose además cuando el samurái pretende lavar las del lobo con agua. No es sólo una diferencia de costumbres, un recordatorio de que está interactuando con una bestia, sino el mensaje de que tiene que aceptar la naturaleza para sobrevivir, a diferencia del inicio de la temporada, donde se había unido a la tecnología.

Sin título13.png

Ambos logran sanar sus heridas, y el lobo le da una última mirada antes de irse, muy similar a la que su padre le dio en el pasado. El padre de Jack limpia la cara de su hijo, pero Jack ve la verdad del mundo en la arma y ropas del padre, llenas de sangre en una esquina. El padre sabe que su hijo siente temor y confusión, y le dice:

Las decisiones que tomas, y las acciones que le siguen, son el reflejo lo que tú eres. No puedes esconderte de ti mismo.

Sin título15.png

Esta es la premisa que guiará a Jack, quién, a forma de apología a Jesucristo, ha bajado a los infiernos y ha resucitado en la cueva para enfrentarse al mal bajo una nueva forma (espiritual, en este caso). Él no es un asesino desalmado, es alguien que defiende su vida, amenazada por las decisiones de las hijas de Aku.

Las guerreras salen de otra cueva, con el cadáver de su compañera. No muestran tristeza, sólo ven fracaso en la muerte, aunque logra notarse el vacío y asimetría en su formación, recalcando que ahora son menos.

2.png

Pero este será eliminado, pues logran replegarse y organizarse: nadie es imprescindible.

3.png

Continúan su camino siguiendo los rastros de sangre del samurái, y hacen una pausa en la noche. Una de ellas se queda de guardia y ve las estrellas: Nunca habían estado en el exterior, y les maravilla el mundo que están explorando.

7.png

De nuevo en la casería, se mueven de forma sincronizada, pues no son individuos, son una entidad sin rostro.

1

Escuchan algo y se esconden, viendo a un ciervo hembra, sin saber qué es. Un ciervo macho se acerca y piensan que es un esbirro de Aku, pues lo asocian por los cuernos, pero la sorpresa y la confusión les llegará cuando ambas criaturas empiecen a acariciarse. Ellas no saben lo que es el afecto, y tal demostración les asusta, respondiendo de la única forma que saben hacerlo ante la adversidad, con violencia, espantando a los ciervos.

Ven el rastro de Jack y van hasta un escampado, rodeado por la neblina. Jack les reza lo aprendido de su padre, dándoles la opción de retirarse, pero ellas se niegan, pues no abandonarán lo que les impusieron durante toda su vida. Son más, entrenadas para atacar en conjunto, así que Jack tendrá que recurrir a la estrategia para vencer, sirviéndose de la naturaleza en la que ha crecido espiritualmente.

Su primera estrategia es usar la niebla, agarrando a varías por sorpresa y liquidandolas. Una de ellas ve un cuervo y lo mata (pájaro de mal agüero cuyo graznido augura muerte en muchas obras). Pero Jack sale detrás de él, reiterando el destino de las asesinas al acabar con otra.  Su cuerpo cae, y sus armas aparecen luego, las mismas representando sus inútiles esfuerzos y las acciones que la llevaron a su final.

Sin título20.png

Sin embargo, la niebla se despeja. Jack usa su segunda estrategia: Usar las armas de las guerreras. Sólo quedan tres. Pero ellas no se dejaran vencer, y usan una técnica en que las tres que quedan luchan como un mismo ente, con ataques persistentes y rápidos. Jack, de un garrotazo, las vuelve a separar, y las observa mientras lo rodean. Él comprende: sólo enfrentándose a ellas por separado logrará sobrevivir, así que toma la tercera estrategia: luchar en una rama, muy angosta como para que más de una lo ataque a la vez, y suspendida en un precipicio (revelado luego de que la niebla se despeja), garantizando la muerte del que cometa el más mínimo error. Jack suelta el garrote, comunicando dos cosa: la última advertencia a las asesinas de lo que les pasará si no se rinden, y su capacidad de poder luchar sin armas al estar ahora en igualdad de condiciones.

Sin título25.png

Ellas no se retiran, y una a una van cayendo. La última, Ashi (Quien toma identidad al perder su máscara) lo maldice, diciendo que lo matará, mientras Jack la deja caer. Ya está en paz… o eso cree él, hasta que la rama se rompe y lo hace caer también.

El diálogo de la batalla

Sin título23.png

El anterior análisis nos muestra el cómo Tartakovsky ha logrado darnos excelentes combates: el ritmo es impecable, teniendo descansos y luego retomando la acción. Además, como dirían Trey Parker y Matt Stone (Creadores de South Park), no se vuelve un ejercicio de y luego, y luego, y luego, acción sin descanso y en el que cada golpe no nos comunica información diferente al anterior, sino que toma la formula de y entonces, por lo tanto, y entonces, por lo tanto, una secuencia de causalidades, haciendo avanzar la trama y diciéndonos los pensamientos, acciones y reacciones de los personajes, donde se comunican a través de sus ataques y defensas, y en que la lucha va evolucionando en diferentes situaciones y estratagemas de cada uno, creando tensión y drama.

Ashi

Sin título26.png

No considero casual que sólo se revela el nombre de ella, y si nos damos cuenta, ha tenido un sutil exposición: Parece ser la más habilidosa, pues durante su crecimiento mostró tuvo un combate más fluido, y lo más probable es que fuese la misma que montó guardia para ver las estrellas, ya que sabemos que solía escaparse de los entrenamientos para hacer esto, revelando que Tartakovsky nos ha estado dando información importante sin que seamos conscientes de ello. Además, le hecho de que Jack terminase cayendo en el abismo justo después que ella puede indicar que el destino de ambos sigue estando unido, así que no sería de extrañar que volvieran a encontrarse en próximos episodios.

 

By @Kligen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s