Atrapado en un entorno|Día uno

nose

Empiezo de cero. Le doy cuerda al banco de ideas y experiencias que existe aquí, en este entorno. Ha comenzado lo que parece ser mero olvido, y nada más. Aprovechando estos días libres, he decidido empezar a materializar vivencias y notas de cuaderno cuadriculado que no han visto luz desde hacía mucho tiempo, queriéndose desvanecer en el olvido pero, al mismo tiempo, volverse un anecdotario del presente. Así es que me veré en la tarea (por una semana, es decir esta) de escribir todos los días (desde hoy) lo que observo y he observado, estando atrapado en un entorno que se me ha hecho casi abismal, pero que hoy busco entenderlo para seguir superándome. Quizás sin voltear cuando lo deje atrás, quizás manteniendo lejos a personajes que me he encontrado y seguiré encontrando que parecen más de un bestseller que de la realidad, quizás olvidando que de lo malo algo bueno tiene que salir, y es eso lo que se debe recordar de los tiempos grises.

Había iniciado como un blog a principios del 2016, año durante el cual la pasé sumamente mal. Me vi envuelto en la necesidad de escribir, de nuevo, como de costumbre… pero no lo concreté. Fue entonces cuando me olvidé de lo que más me gusta hacer durante casi un año entero. Hubo mucho que contar, sí, pero creo que el ayer fue sepultado por un mañana que será mejor, como cada día que pasa. Lo que no se dijo, pues que se olvide por completo en los fulgores de la memoria, y que con ello se vayan los rencores y toda energía negativa.

Lo cierto es que hoy tengo muchas cosas por decir. Y mañana a lo mejor también, quién sabe. El hecho es que, por más cerrado que el lugar esté, por más invisibles que aún permanezcan las ventanas, y por más oscuridad que haya, siempre se podrá soñar, imaginar, pensar, respirar y ser libre, y eso no nos lo pueden robar, por mucho que así lo quieran los demás. Es un reto. Desde hoy lunes, hasta el domingo, estaré actualizando una nueva entrada de Atrapado en un entorno. Lo mismo me lo permito hacer solo por no perder el hábito de escribir envuelto en un ocio asesino de ideas.

Una semana. Siete notas de una lista muy larga. La cotidianidad puede parecer aburrida a simple vista, pero he aprendido a observar, aún cuando parezca no haber nada. Siempre he tenido la idea de encontrar el centro que busco para trascender, pero es una eterna búsqueda. Dicen que conocer es vivir intensamente, y si se conoce, se puede encontrar sin buscar. No he vivido mucho, pero lo que he vivido podría ser interesante para quien sea que ahora mismo esté leyéndome.

Aquí crearé una nébula inmensa y poderosa, que me llene de energía cósmica. Crearé mi propio lenguaje y pensamiento.

@rarovar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s