Samurai Jack: Odisea en el tiempo

Atención: La siguiente reseña contiene spoilers

Volver al pasado, vencer a Aku. Por allá en 2001, los millenials presenciaron lo que sería el próximo gran paso de un creativo que hasta ese momento sólo había trabajado en series que, a pesar de llegar a rozar el género de aventura, pertenecían principalmente a la comedia: Samurai Jack.

En ese entonces, tomando influencias de historias protagonizadas por grandes héroes en mundos salvajes y caóticos  (Mad Max, El lobo solitario y su cachorro, El bueno, el malo y el feo, las películas de Akira Kurosawa, etc.) nos presento las andanzas de un guerrero que, tras ser enviado a un futuro distópico por el demonio ancestral al que juró derrotar, peregrina en busca de la manera de regresar a su tiempo, mientras sobrevive en un mundo gobernado por su gran enemigo.

420602-samurai-jack-samurai-jack

¿Qué significa Samurai Jack? Es aventura, comedia, drama. Es adentrarse en un universo donde culturas extraterrestres y entes fantásticos chocan, creando un mundo que puede ofrecer cualquier cosa en cada esquina. Genndy Tartakovsky, su creador, tomó este universo como arcilla donde sus elementos servían para poder construir historias de diferente ambientación, tono y género.

Lamentablemente, luego de épicos capítulos en que Tartakovsky no escatimaba en recursos narrativos y visuales, fue cancelada en 2004 con 4 temporadas, sin un final que enfrentara a Jack y a Aku en una última contienda. Parecía que la serie estaba destinada a ser una obra inconclusa, hasta que el poder de la nostalgia de la industria que tanto dolor nos ha causado con remakes, reboots, secuelas y precuelas, supo dar en el blanco al permitirle a Tartakovsky crear una última temporada de su legendaria obra.

Han pasado 13 largos años desde que Jack desapareció, lo que se traduce a una eternidad para el espectador. Tartakovsky es consciente de ello, sabe que su publico ha crecido, y por ello decide no ignorar el hecho y representarlo en la obra, pues para Jack han transcurrido 50 años. En la nueva temporada, la serie no nos aborda con el mismo tono positivo y esperanzador en una aventura más del samurái, sino que nos presenta a un guerrero que ha perdido toda esperanza, cuya apariencia y forma de actuar dista bastante de aquel que recordábamos en Cartoon Network.

El samurái ha perdido su camino, su espada y su esperanza de conseguir su objetivo, siendo consumido por la culpa. A lo largo de la temporada, Jack lucha con sus demonios internos y su impotencia de lograr su cometido tras no ver que la devastación no cesa y carecer de la única arma que podía derrotar a Aku.

1280x720-xgw-1494822770419_400w.png

Pero ésta vez tenemos a otro protagonista además de Jack: Ashi, entrenada junto a sus hermanas para asesinar al eterno rival del gran Aku. Mientras continua su camino de redención, Jack enfrenta una duda moral al tener que matar por primera vez a personas, las asesinas que lo buscan.

La trama irá avanzando para hacer evolucionar a los personajes, sobre todo a Ashi, que dejará de querer matar a Jack para pasar a amarlo. La verdad, me hubiese gustado que la serie tomase otro rumbo, pues ésta es una ruta muy predecible en este tipo de historias, donde los personajes femeninos importantes parecieran sólo servir como interés amoroso del personaje masculino, aunque Tartakovsky logra darle importancia al personaje de Ashi y nunca la relega a la dama en apuros, haciendo que inclusive salve a Jack en múltiples ocasiones, y siendo capaz de pelear mano a mano junto a él, y a pesar de este cliché, la relación de ambos se va desarrollando a un ritmo lento que permite poder apreciar el cómo van compenetrándose uno con el otro, aprovechando el género de aventura y la naturaleza guerrera de ambos para hacerles conectar poco a poco.

Más adelante, la trama irá hilándose para mostrar ya no un mundo ajeno al samurái, sino que ha convertido al mismo en una leyenda, viéndolo como el salvador que los liberará de Aku.

El estilo Tartakovsky

El propio Tartakovsky ha evolucionado con el pasar del tiempo, y la animación de los nuevos episodios sobrepasan con creces a las temporadas anteriores: El estilo de dibujo es más limpio y estilizado, poseyendo diseños mejor trabajados y más proporcionados (aunque continua siendo cartoon), y la escala de colores pasa a desplegarse de forma narrativa, dándonos múltiples paletas en diferentes escenas de acuerdo a su tono emotivo, sin que se llegue a sentir una saturación, sino que permanece una armonía al estar acorde al sentimiento que se quiere transmitir, utilizando como principal recurso la luz y el brillo que baña los escenario así como el contraste del color de ciertos elementos como la sangre, dándole naturalidad a este despliegue de tonos que individualizan y le dan particularidad a cada escena y escenario y que, a pesar de su variedad, se apegan al minimalismo y simplicidad que caracteriza a su animación.

samurai-jack-s5-011.jpg

Los fondos han recibió un mayor trabajo, ya no siendo una amalgama geométrica de formas alegóricas o un simple decorado (lo que no pasaba siempre pero si en muchas ocasiones), sino que presentan paisajes imponentes, que hacen ver pequeños a sus personajes, como fuerza indomable que los supera y metáfora de su mundo interno, más potente y grande que ellos mismos.

SamuraiJack_Image1.jpg

Algo muy particular de Tartakovsky, y que de mi parte no he visto mucho (a excepción de Adieu au langage de Godard) es el constante cambio de formato del plano como recurso narrativo y significativo, haciendo que los planos sean más anchos o angostos. Es una característica muy interesante y que explota las ventajas narrativas de cada formato, pudiéndose ver secuencias en la que cada plano posee un formato, o escala, diferente.

Por otro lado, Tartakovsky utiliza el propio escenario o vestuario para expresar pensamientos o sentimientos. Uno de los momentos donde esto es más palpable es en la escena de los tigres verdes, donde las letras de sus uniformes comunican sus intenciones o lo que piensan en determinado momento, dándole más fuerza a la escena.

1200.jpg

Tartakovsky es bueno creando personajes, dándole presencia hasta al más fugaz gracias a los detalles de personalidad que posee cada unos. Además, su mundo nunca pasa a ser un pasticho de cosas, sino que todo posee una armonía lógica por los elementos que la sostienen. Es algo muy similar a lo que pasa con Adventure Time, en donde también se trabajan diferentes tipos de historias y ambientaciones pero que continúan teniendo lógica y armonía con las demás piezas de su universo.

Detalles Narrativos

Jack perdió su espada, la única que podía vencer a Aku. Esto sirve como recurso narrativo para encaminar a Jack a una redención para recuperarla, sin embargo se deja escapar la oportunidad de ver a Aku enfrentar a Jack sin que el samurái posea la espada, siendo ésta una posibilidad bastante interesante y que no se llegó aprovechar. Peor aun, más adelante se nos cuenta que Scaramouche seguía con vida y procede a contarle este detalle a Aku, pero lo anterior nada más se usa como una fácil excusa para que Aku se encuentre con Jack y se percate de la naturaleza de Ashi ¿No hubiese sido más emocionante que Scaramouche fuese con el chisme mucho antes, cuando el samurái aun no poseía la espada? Más cuando no tiene sentido que no haya despertado antes para ir hacia Aku sino que permaneciera inconsciente durante tanto tiempo, teniendo en cuenta que es un robot, y siendo todo esto demasiado conveniente para la narración.

maxresdefault.jpg

Por otra parte, la transformación de Ashi de villana para empezar a mostrar interés por la tesis de Jack se ve demasiado repentina, y teniendo en cuenta el talento de Tartakovsky para comunicar los pensamientos de los personajes, se hace muy extraño que no le diera un mejor uso a sus recursos para mostrar de forma más natural esta transformación. Hablamos de una chica que ha sido adoctrinada desde que tiene uso de razón para cumplir un sólo objetivo, por lo que no es creíble su cambio de parecer tan rápido, por mucho que Jack recurra a una memoria emotiva de su pasado (Cuando éste no aplasta al escarabajo, a diferencia de la madre de Ashi).

poison.png

Hay varias otras cosas más que parecen hiladas muy convenientemente para facilitar la trama, y que empañan una narración que de por sí es muy buena y logra transmitir bastante.

Pero el peor detalle es quizás el final. No sólo es muy anticlimatico que en una serie que nos mostró batallas espectaculares, termine de forma tan abrupta en el último enfrentamiento de Jack contra Aku, cuando tenía recursos de sobra para hacerlo más significativo, a diferencia de la típica escena de correr mientras el edificio estalla que nos dieron, sino que la propia muerte de Ashi ocurre de forma tan repentina, que no logra golpear emotivamente al espectador de la forma que debería, sintiéndose de una forma muy seca y casi parodica.

En fin, quizás varios de estos detalles se pueden justificar con lo corta que resulto la temporada y el poco tiempo que se disponía para desarrollar muchas cosas de forma más orgánica, pero pienso que se pudieron sacrificar algunas partes para darle más peso a otras que, a mi parecer, eran más importantes.

“1.21 gigawatts, Martín”

Las obras de viajes en el tiempo suelen tratar sobre los males que puede desencadenar cambiar los acontecimientos, o los beneficios que esto causaría. Al final, Jack logra derrotar a Aku en el pasado, anulando la línea temporal distopíca y todos los males que esta arrastraba, pero con ello deshace también todo el bienestar que había logrado en el futuro y liquida a aquellos que existieron en esa línea de tiempo, incluida Ashi. Todo tiene un precio, y por más que deseemos el poder de enmendar nuestros errores, eso implica sacrificar todo lo bueno que había ocurrido. Ahora habrá paz, pero la felicidad que pocos lograron en otro futuro se ha extinguido. No podemos tener de todo en la vida.

Samurai-Jack-S5E7.jpg

Adiós, Jack

Samurai Jack es una serie única, cúspide del talento de un creador con un estilo que sobresale y que nos a brindado obras que han marcado un antes y un después para la animación y para muchos animadores y otros artistas. Puede tener sus detalles, como toda obra existente, pero no deja de brillar con luz propia. Ya Tartakovsky logró concluir la que era considerada su opus mágnum ¿Qué nos traerá en el futuro? Esperemos gustosos en nuestros asientos.

samurai-jack-s-season-5-finale-is-a-bittersweet-end-for-the-samurai-warrior

@Kligen

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s