El Redoblante del Jazz: Whiplash (2014)

“Pocas palabras no debieron ser inventadas en el idioma, como lo es la expresión: buen trabajo.”
Siempre han existido películas genéricas que representan un género o un tema en específico; estamos acostumbrados a ver las salas de cine con apuestas que recaen en lo monótono y el abuso de efectos, remitiéndonos a las películas musicales, en donde muchas veces se logra transmitir el mensaje directo respecto a una historia y otras donde el “sueño americano” prevalece a pesar del talento o las circunstancias, Whiplash representa lo opuesto a lo esperado y apuesta por más.
La cinta fue escrita y dirigida por Damien Chazelle, planteando una premisa en torno a Andrew Neyman, un joven de 19 años que logró entrar a una de las mejores escuelas de música de Estados Unidos: Shaffer Conservatory. Neyman se percata del ambiente que lo rodea, la alta competitividad y la exigencia constante de Terrence Fletcher, quién dirige la banda de estudio de aquella escuela.
Como pasó en el caso de Boyhood, Whiplash es una película que no parece un film, sino más bien una biografía, una sucesión de hechos consecuentes que no sólo emulan situaciones sino que reflejan posibles casos reales. Dicho aspecto ayuda a que el espectador no resulte aburrido, sino más bien sea una cuestión progresiva en cuanto al desarrollo de la trama. Como es de esperar la música no decepciona y luego de terminar viendo la película tratarán de buscar el soundtrack, es un hecho.
La presión, tensión y el contexto familiar afectan al protagonista al ocasionar el reflejo de actitudes que explicarán hechos en la película, sobre todo tomando en cuenta el sacrificio y esfuerzo que conlleva llegar tan lejos, se remarca constantemente la intención de “dar más” y queda como una reflexión propia de la película, sin recaer en la autoayuda. Resulta genial Fletcher como némesis del protagonista y más exigiendo como reto un mayor nivel. Capaz la única crítica sería la credibilidad cuando Neyman sufre el accidente, pero vamos, es una película, normal en teoría.
Si tienen la oportunidad, en serio veánla puesto vale mucho la pena, de calle.
Nos vemos en la próxima, plomo.
8.9/10