Los códigos de los asesinos seriales en la TV

Muertes, traumas que remiten a la infancia, casos que toman en cuenta patrones y el cuestionamiento constante la moral son elementos recurrentes en las series de asesinos seriales.

El género de los asesinos seriales siempre ha causado interés en los diferentes medios, desde libros a películas, los psychokillers eran determinados como el máximo punto de una trama y como los posibles némesis de los protagonistas. En casos clave como han sido los de American Psycho y Hannibal los asesinos rara vez ocupaban un rol protagónico y sólo eran un objetivo contrario al orden.

En la televisión los protagonistas en los procedimentales (series de casos), siempre suelen ser policías (CSI, Castle, Criminal Minds) y en determinadas ocasiones, como capítulos especiales o finales de temporadas surgen los asesinos seriales como la máximo amenaza.

Sin embargo, en la ficción los asesinos seriales suelen tener un perfil el cual responde a inteligencia suprema que algunas veces es combinada con sadismo. Estos personajes suelen ser individuos aislados con un código sofisticado a través del cual eligen a sus víctimas; pueden tener una conexión con la policía y son informantes constantes para destacar su trabajo.

A pesar de lo señalado, los asesinos seriales clásicos del cine no tienen ningún rasgo de personalidad que produzca empatía con espectadores, a lo sumo sólo llegan a generar pena o lástima cuando se narraba la historia del origen de la patología mental del asesino. Quizás esto se deba a que el modelo para construir los arquetipos seriales se basen en la figura de Jack el Destripador, personaje simbólico que inauguró el discurso del asesino en serie en la literatura, cine y que inició un fenómeno de masas.

Se creía que si el asesino serial era un monstruo, una encarnación del mal absoluto, el policía representaba al héroe y la redención de la humanidad.

Allí es cuando se empiezan a cuestionar la ambiguedad de estos personajes y se empiezan a plantear como piezas de la sociedad en las diferentes series:

Bates Motel: El origen de un trastorno

Psicosis es una de las películas más icónicas de Hitchcock, estrenada en 1960. Es una adaptación de la novela de Robert Bloch,  la cual sigue la historia de un gerente de un hotel, el cual va manifestando rasgos de un extremo trastorno de personalidad al punto de creer que su madre está viva junto a él, hasta el punto de creer que es la misma.

Bates motel busca crear un universo expandido y una precuela respecto al producto final que vemos en Psicosis, jugando con 3 elementos en su tablero: Norman Bates, su madre y los constantes muros del Motel.

En la serie se acude a subhistorias que construyen una trama secundaria sobre el origen de Norman Bates, pero que en algunos casos resulta poco creíble o innecesaria dado el factor de interés de la serie. (Tráfico de droga y dramas adolescentes que sobran). La ambientación de la serie es propia de los años 50-60 con elementos actuales que cuestionan la credibilidad de la serie pero que no afectan la trama.

El punto destacable de la serie resulta el ver a la madre de Norman viva,  en ver cómo Norma Bates genera cada uno de los desequibrios en su hijo y de cómo sus cambios de humor se van volviendo algo crónico, derivando en la evolución de un complejo de Edipo.

Puntos clave para ver Bates motel:

Relación de Madre-Hijo.
1) Dónde y Cómo aprendió taxidermia Norman.
2) Por qué tira los cadáveres al pantano.
3)La elección del cuchillo como arma fundamental.

Hannibal: La gastronomía de la muerte

Dos hombres discuten sentados en sillones de cuero en una habitación depurada. Uno de ellos habla sobre la muerte y sobre la imagen que se tiene de ella, haciendo referencia a los sentimientos que produce la misma.

El otro tergiversa de forma inteligente las palabras del primero y busca asociar la muerte como un modo de vida, más que algo natural como algo necesario en la vida del individuo.

El primero, es el paciente: Will Graham, un genio con fobia social y con rasgos que denotan tener un leve Síndrome de Asperger. Por otra parte, quien le manipula es el psiquiatra Hannibal Lecter, un personaje arrogante y con la necesidad constante de matar.

Siendo una adaptación de la saga de libros de Thomas Harris y contraria al planteamiento que se realiza en las películas, la NBC planteó Hannibal como un enfrentamiento del bien y el mal a modo complejo. La trama se establece ante el bien corrupto del don de Will que le permite descubrir los asesinatos, pero que le va afectando psicológicamente al usarlo, hasta el punto constante de ver sangre en sus manos, como si el mismo hubiera perpretrado los homicidos.

En la serie cada uno de los personajes representan un valor añadido más que referencial, teniendo más importancia que en la películas y cambiando el género de algunos como es el caso de la Dra Bloom y el periodista Lounds.

Hannibal juega con elementos simbólicos como el arce y expone la muerte con un tono más sádico que otras series, difuminando cada uno de los casos entre lo artístico-fotográfico con lo gastronómico dado el hábito de Lecter.

Dexter: Cuando el Asesino serial es tu vecino

El problema de los asesinos seriales anteriores es que a pesar de presentar un psychokiller diferente, no logran empatizar con el televidente, justificar su código, tener una razón fundamental. Dexter a diferencia de ellos lo logró, dado que no es sólo un asesino serial, sino también un padre, hermano e hijo.

La serie se basa en una adaptación de las novelas de Jeff Lindsay, en este caso particular la cadena Showtime quiso idear una serie alterna a lo expresado en los libros, tomando únicamente a los personajes como referencia pero recreando situaciones distintas.

Es así como conocemos que el Oscuro Pasajero de Dexter y su necesidad de matar. Este remordimiento y ganas de matar, surgen luego de haber presenciado el asesinato de su madre cuando tenía 3 años de edad. A medida que Dexter fue creciendo su padre adoptivo, lo ayudó a desarrollar un código para matar a sus víctimas, tomando en cuenta a todos aquellas personas que burlaran al sistema y quedaran por fuera de la ley.

Dexter trabaja en el Departamento de Policía de Miami, es criminalista y dado el contexto puede llevar a cabo su doble vida y así poder tomar la justicia bajo su propia mano.

Lo que logra generar empatía con el espectador es ver como Dexter intenta ser normal en la sociedad, cómo sufre o se divierte y se ve como alguien humano a medida que transcurre la trama. Existe un conflicto interno a través de las temporadas, donde Dexter quiere formar parte de la sociedad y se va percatando que nadie es completamente normal en la sociedad, que todos de una u otra forma está corroídos por el poder o una ambición.

Por último, otro factor a favor con Dexter fue la intromisión de un punto de vista en primera persona, donde la voz en off permite oír lo que piensa el protagonista y las dudas del proceder del mismo.

Es así como se ve que las series han buscado plantear un continuo enfrentamiento entre el bien y el mal sobre demencia de estos asesinos, si hasta el momento estos comprenderían un beta de lo que podría presentarse ¿Qué seguirá después?

@Chdnk

Anuncios

2 pensamientos en “Los códigos de los asesinos seriales en la TV

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s